jueves, 7 de julio de 2016

MI ABUELO ME DIJO EN UNA OCASIÓN



"La mayoría de las personas viven en un círculo restringido de su potencial. Todos tenemos increíbles reservas de energía y genialidad a las que podemos recurrir con las que no siquiera soñamos."
WILLIAM JAMES, 1899


"Dale al mundo lo mejor de ti y lo mejor volverá a ti."


Pensé en las personas más excepcionales que he conocido. Personas que seguían la marcha cuando los demás desistían; los que encontraban formas de hacer lo que los demás no podían. No se limitaban únicamente a un trabajo, sino que indagaban en lo más profundo y encontraban algo más. Eran los que marcaban la diferencia.
Recuerdo que mis padres y otros adultos de mi pueblo decían: estudia duro y trabaja duro, pero no dejes que tus sueños sean muy grandes, porque si es así, solo conseguirás decepcionarte. Aprende a adaptarte y a vivir así, decían, "Eso es lo que hace la gente con éxito". Yo supe adaptarme a vivir así muy bien-dijo con voz apagada.
Tú vas a oír el mismo tipo de cosas de la gente que te rodea. Son palabras bienintencionadas, pero erróneas. ¿Qué hubiese ocurrido si yo no las hubiese aceptado? ¿Qué hubiese pasado si me hubiese cuestionado cada día la definición del día anterior sobre lo mejor que podía dar de mí? ¿Y si hubiese escuchado a mi propio corazón en vez de sus palabras? Entonces hubiese mirado más y más adentro, y le hubiese ofrecido al mundo lo mejor que estaba escondido dentro de mí. "Y, si lo hubiese hecho-dijo-, lo mejor hubiese vuelto a mí, a mi familia y a tí. Pero no volverá -dijo-, porque no viví a sí.
¿Y para hacer esto hay que ser mayor?, la edad no tiene nada que ver. Cada día puedes aprender algo nuevo sobre quién eres y el potencial oculto dentro de tí. Cada día puedes elegir ser más de lo que has sido. Te pido que empieces ahora mismo.
Empieza mirando en tu interior. Poniendo a prueba nuevas posibilidades. Buscado lo que importa más para tí. Pocos de nosotros hacemos algo así por nosotros mismos. Nos limitamos a retener nuestra respiración. Apartamos la vista. Nos la apañamos para sobrevivir. Defendemos lo que fuimos y decimos "ya es suficiente". No me gustaría que un día te levantes y digas "he estado viviendo mi vida equivocadamente y ahora es demasiado tarde para dar marcha a tras".

Todos nosotros tenemos un gran potencial sin utilizar. Depende de tí el convertirte en la persona más curiosa que conozcas y en seguir preguntándote: ¿qué es lo mejor que puedo dar? Sigue encontrando más cosas para ofrecerle al mundo cada día. Si lo haces, te prometo que más de lo que jamás has imaginado volverá a tí.
A pesar de mis luchas y errores cometidos a lo largo de mi camino, he aprendido que hay oportunidades para cada uno de nosotros que van más allá del pensamiento convencional y los limites autoimpuestos. Poseemos un enorme potencial oculto y un destino que espera ser vivido. Debemos hacerlo por nosotros mismos porque nadie puede vivirlo por nosotros.

"Independiente de los demás y en concierto con los demás, la principal tarea de la vida es hacerlo lo mejor que se puede y llegar a ser lo que potencialmente se puede ser.
ERICH FROMM

Las personas son como faros, es fácil actuar como si fuese una veleta, siempre cambiando de ideas y de palabras, intentando complacer a todos los que hay alrededor; pero todos nacimos para ser faros. Imagínate un eje vertical que atraviesa el centro del corazón, desde las raíces hasta las aspiraciones más altas. Eso es tu faro. Te ancla en el mundo y te libera de tener que estar cambiando de dirección siempre que cambie el tiempo. Dentro del faro hay lentes y una luz. La luz representa quien eres cuando nadie te está mirando. La luz se hizo para seguir brillando, a pesar de la oscuridad o la tormenta de fuera. Cuando encuentres esa luz en tu interior lo sabrás. No dejes que nadie la apague.
Y recuerda buscar la luz de los demás. Al principio no la podrás ver, pero tienes que mirar hacia dentro. Ahí está.
En una ocasión, que me encontraba en la playa, pase un pequeño susto que me hizo coger miedo al agua, mi abuelo se acerco a mí y me dijo: "No todos nosotros tenemos la valentía para correr riesgos y hacer cosas que queremos hacer, pero que nos dan miedo. Así que nos resistimos. Seguimos poniendo excusas. Hacemos que las cosas sean más difíciles. Cuando aprendiste a nadar, tuviste que tener fe en el agua. También fue difícil cuando te metiste en el agua que te cubría. Tuviste que enfrentarte a tus miedos y escuchar a tus maestros. Tuviste que enfrentarte y aprender, pero después empezaste a sobresalir y te parecía más fácil y más divertido. Muchas personas que podrían ser muy buenas haciendo cosas en la vida, como nadar, las abandonan. A veces les parece difícil o tienen miedo y no quieren volver al agua. El miedo no es algo de lo que debas avergonzarte.
Cada vez que nos vemos cara a cara con momentos de riesgo, miedo o incertidumbre, se nos ofrece la oportunidad de aprender y sacar a la luz nuestra capacidad oculta.
Mi abuelo me dijo que no hay nada que pueda desatar las cualidades ocultas como lo hace la pasión.
Los efectos de la pasión siempre son profundos ya que provienen de lo más hondo que hay en nosotros. Se ha hablado tanto sobre esforzarnos, confiar en la repetición para seguir adelante, que muchos de nosotros hemos perdido el contacto con el entusiasmo que puede sacar lo mejor de nosotros mismos. Cuando me levanto el lunes por la mañana, ¿pienso en?: ¿"Otra semana de estrés y tensión" u "Otra oportunidad para hacer más cosas que me gustan"?
Una de las formas más sencillas para aumentar la pasión es descubrirla en medio de su frenética vida. ¿Qué le gusta lo suficiente como para hacerlo gratis? ¿Qué le proporciona tanto placer que anhela hacerlo una y otra vez? ¿Cuáles eran sus sueños de infancia? ¿Qué es lo que le da un mayor impulso, aunque no se le dé muy bien? ¿Qué le hace sentir mejor sobre sí mismo? Cuando fantasea, ¿A dónde le lleva el corazón? ¿Qué le dibuja una sonrisa en la cara, hace que sus ojos brillen o le pone la piel de gallina?
Una gran verdad de la vida. En la mayoría de los casos, no son las grandes dificultades ni los desastres los que merman nuestras capacidades o nuestra iniciativa, sino las pequeñas cosas desatendidas que, con el tiempo, sacan lo peor que llevamos dentro y hacen que nuestras relaciones fracasen. Lo mismo que no bajar la tapa del inodoro después de utilizarlo, dejar la ropa tirada por el suelo, no ponerle el tapón a la pasta de dientes, llegar tarde a la cena repetidamente, dejar los platos sin lavar en el fregadero, olvidar darle las gracias a la otra persona por sus esfuerzos, o no saber buscar esa sorpresa especial para un aniversario o el cumpleaños de un ser querido.
Es verdad, muchos aspectos triviales de la vida no tienen importancia, y preocuparse por ellos es una pérdida de tiempo. Sin embargo, algunos sí cuentan. Saber la diferencia es crucial porque una vida agradable y sana depende mucho más de la frecuencia de la felicidad que de la magnitud de la misma.
Maslow enfatizo que hay una jerarquía de necesidades humanas, que tienen gran influencia en nosotros. Estas irritaciones individuales necesitan salir a la luz en vez de ser ignoradas o denigradas como nimiedades. La energía y la atención que se malgasta en las pequeñas frustraciones es a veces innecesaria.
Los grandes sueños nos mantienen comprometidos con las posibilidades de la vida y así impiden que nos hundamos en las arenas movedizas o en los viejos hábitos, miedos o frustraciones prudentes. Esos grandes objetivos son vitales en el trabajo y en la vida.
Un gran objetivo levanta el espíritu y enciende en el corazón el sentido firme de dirección y propósito. Incluso cuando los grandes sueños no se hacen realidad (ya que muchos no se cumplen) casi siempre cambian algo de nosotros positivamente. Se centran en nuestras acciones diarias y ensanchan nuestro aprendizaje, nuestro crecimiento y nuestra utilidad.
No somos magos y no tenemos bola de cristal. Por costumbre y, hasta cierto punto por predisposición cerebral, tendemos a hacer juicios respecto a casi todo, sobre todo respecto a los motivos y las intenciones de otras personas. A menudo asumimos que los demás "saben" instintivamente lo que pensamos y que, por lo tanto, no tenemos que decir lo que queremos, necesitamos o deseamos. Esos juicios crean innumerables malentendidos que solo consiguen hacer perder el tiempo, dañar las relaciones y producir una trama argumental que casi nunca es cierta.
Es una antigua verdad que aquellos que se arriesgan poco, normalmente viven menos. A veces el riesgo es desalentador e incluso peligroso, pero en muchos casos también es necesario. Sin un conocimiento de primera mano de los apuros, la prosperidad siempre será algo hueco. Solo mediante la experiencia directa de la perdida y la tristeza, pueden, el amor y la alegría, crecer y ser significativos. En muchos aspectos de la vida, el mayor riesgo no es ningún riesgo.

 
Mi abuelo amaba la cultura Japonesa
Muchas veces cuando reflexionaba sobre como pasaban los años y uno se hacía viejo, mi abuelo hablaba de los japoneses, decía que era un pueblo con abuelos con muchos años. Y eso en parte se debía a que todos tienen un Ikigai, que traducido es: "La razón por la que nos levantamos cada mañana." La felicidad de estar siempre ocupado. Dicen que algunos lo han encontrado, otros lo llevan dentro, pero todavía lo están buscando. En occidente somos más sedentarios, lo que trae más enfermedades como la hipertensión o la obesidad, algo que afecta a la longevidad del individuo. Por eso es importante seguir una vida activa y saludable lo que nos llevara a sentirnos mejor por dentro y por fuera.


En una ocasión le preguntaron a Carmen Herrera, pintora de 99 años y seguidora de esta cultura, como veía su futuro, dijo: "Mi motivación es terminar el siguiente proyecto. Voy día a día".
Para estar siempre activo, incluso cuando no hay necesidad de trabajar, hay que tener un Ikigai en el horizonte, un propósito que guie a la persona a lo largo de su vida y le impulse a crear belleza y utilidad para la comunidad y para sí misma.


Estas leyes están extraídas de la sabiduría de los ancianos de Ogimi, un pueblo de Japón:
  1. Mantente siempre activo, nunca te retires. Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer, pierde el sentido de su vida. Por eso, incluso después de haber terminado la vida laboral, es importante seguir haciendo cosas de valor, avanzando, aportando belleza o utilidad a los demás, ayudando y dando forma a nuestro pequeño mundo.
  2. Tómatelo con calma. Las prisas son inversamente proporcionales a la calidad de vida. Como dice un viejo proverbio: "Caminado despacio se llega lejos". Cuando dejamos atrás las urgencias, el tiempo y la vida adquieren un nuevo significado.
  3. No comas hasta llenarte. También en la alimentación para una vida larga, "menos es mas". Según la ley del 80% para preservar la salud mucho tiempo, en lugar de atiborrase hay que comer un poco menos del hambre que tenemos.
  4. Rodéate de buenos amigos. Son el mejor elixir para disolver las preocupaciones con una buena charla, contar y escuchar anécdotas que aligeren la existencia, pedir consejo, divertirnos juntos, compartir, soñar... en suma, vivir.
  5. Ponte en forma para tu próximo cumpleaños. El agua se mueve, fluye fresca y no se estanca. Del mismo modo, tu vehículo para la vida necesita un poco de mantenimiento diario para que pueda durar muchos años. Además, el ejercicio segrega las hormonas de la felicidad.
  6. Sonríe. Una actitud afable hace amigos y relaja a la propia persona. Está bien darse cuenta de las cosas que están mal, pero no hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en este mundo lleno de posibilidades.
  7. Reconecta con la naturaleza. Aunque la mayoría de seres humanos vivan en ciudades, estamos hechos para fundirnos con la naturaleza. Necesitamos regularmente volver a ella para cargar las pilas del alma.
  8. Da las gracias. A tus antepasados, a la naturaleza que te provee aire y alimento, a tus compañeros de vida, a todo lo que ilumina tu día a día y te hace sentir dichoso de estar vivo. Dedica un momento del día a dar las gracias y aumentaras tu caudal de felicidad.
  9. Vive el momento. Deja de lamentarte por el pasado y de temer el futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Dale el mejor uso posible para que merezca ser recordado.
  10. Sigue tu ikigai. Dentro de ti hay una pasión, un talento único que da sentido a tus días y te empuja a dar lo mejor de ti mismo hasta el final. Si no lo has encontrado aun, tu próxima misión será encontrarlo.



La gente de esos pueblos de Japón es optimista, algunos de sus comentarios son dignos de escuchar:

  • Cada día me digo a mi mismo: "Hoy va a ser un día con salud y energía". A tope.
  • Tengo 98 años, pero aún me considero joven. Me queda mucho por hacer.
  • Reírse, reírse es lo más importante. Allá donde voy, me rio.
  • Llegare a los cien. ¡claro que llegare! Esa es una gran motivación para mí.
  • Cantar con los nietos y bailar juntos, eso es lo mejor de vivir.
  • Me siento afortunado de haber nacido aquí, doy las gracias cada día.
  • Lo más importante en este pueblo, y en la vida es sonreír.
  • Hago de voluntario en la aldea para devolver un poco de todo lo que me han dado. Ayudo, por ejemplo, a amigos y amigas a ir al hospital en coche.
  • No hay ningún secreto. El truco es simplemente vivir.

Si alguien ha luchado por el potencial que llevamos dentro ese fue Víktor Frankl
La experiencia vital de estar prisionero en Auschwitz, hizo que Viktor Frankl, comprendiera que "Todo le puede ser arrebatado a una persona, excepto una cosa, la última de las libertades humanas: la elección de como se enfrenta uno a las circunstancias que le son dadas, la elección del propio camino".
Hallar el sentido de la vida, da al ser humano razones para llenar ese vacío. Para Frankl, el hombre que se enfrenta a sus problemas y convierte sus objetivos en actividad, al hacerse mayor podrá mirar atrás con paz interior. No envidiara la juventud de los que aun la tienen, porque tendrá un cumulo de vivencias y experiencias que le demostraran que ha vivido por algo y para algo.


Me gusta estar en equilibrio "En el centro" ¿y tú, que buscas?
Helmut Krusche: decía que: "Si nos orientamos hacia nuestra meta, hacia la luz, el sol, no hay necesidad de luchar contra la oscuridad. No tenemos que hacernos la vida difícil, pues existe una fuerza que nos hace ir adelante. Si vivimos así, estaremos en equilibrio. (...) incluso el equilibrista que sube al alambre en las alturas necesita encontrar el centro. Se balancea a la izquierda y a la derecha, pero en un determinado momento, tras pequeñas rectificaciones, se halla en equilibrio. (...) y por esta razón es tan importante que cuando uno se ha desviado del punto medio, se vuelva lo más pronto posible a una posición optima que le lleve de nuevo al centro.
Creando nuevos senderos neuroplasticos.
  • "Ni tanto ni tan poco."
  • "Una de cal y otra de arena".
  • "La harina que admita la masa".
  • "Quien se mantiene en el medio es sobrio y moderado" Aristóteles.
  • "Todo en su justa medida".
En la vida todo es un poco así. Por eso no hay que ir de Sancho, ni de Quijote. Tan desaconsejable es ser un escéptico recalcitrante como un creyente fanático. Tan malo es pecar de pesimista empedernido, como de optimista fantasioso. El mito del objetivismo y el mito del subjetivismo no son más que eso, mitos. Es bueno someterse a pequeños estreses, porque forman parte de nuestra supervivencia, ya que una persona sin stress, es una persona muerta; sin embargo, vivir sometido a un stress continuo, nos pone la soga alrededor del cuello. Necesitamos hacer deporte para mantenernos en forma, pero sin nos pasamos, lograremos justo lo contrario.
El recogimiento, saber estar a gusto con uno mismo, retirarse de cuestiones mundanas, medirá y hallar esa conexión que enlaza nuestra consciencia con algo que difícilmente sería capaz de explicar yo aquí, podría ser lo único que nos permite trascender y explorar nuevos niveles de mente. Sin embargo, tampoco es cuestión de esconderse en una cueva a meditar. El Dalí Lama viaja bastante, concede entrevistas, tiene una página web e incluso interactúa con sus seguidores en las redes sociales. Recuerda que mantener relaciones con los demás, cultivar amistades y compartir momentos de convivencia, también forma parte de nuestra trayectoria espiritual-afectiva. Los amigos son la familia que uno escoge.
Reflexiona:
  • ¿Cómo definirías el equilibrio?
  • ¿Donde piensas que reside el centro?
  • ¿Existe equilibrio en todos los aspectos de la vida? Piensa algún aspecto que consideres que este desequilibrado. ¿Que podrías hacer por equilibrarlo?
  • Tus facetas de la vida trabajo/ocio ¿Están equilibradas?
  • ¿Llevas una dieta equilibrada?
  • Tus facetas actividad, sedentarismo, deporte, ¿hacia qué punto de la balanza se inclinan?
  • ¿Tienes momentos de recogimiento, relajación y tranquilidad?
  • ¿Te resulta fácil encontrar tu centro emocional o reaccionas de forma desproporcionada y sin control en ocasiones? Si no estás satisfecho con ello, ¿cómo crees que podrías arreglarlo?


Reflexión: "Del libro de Mado Martínez". 

Yo no soy perfecto. Tengo mis sube y baja. Cometo errores. A veces hago cosas de las que me arrepiento. No conozco verdades absolutas. Estoy seguro de pocas cosas, de hecho, voy cambiando mi modo de ver la realidad (incluso mi opinión) conforme voy caminando en la vida en busca del conocimiento. También lloro cuando estoy triste por algo, igual que rio cuando estoy feliz. Manejo mis emociones con las herramientas de las que dispongo como mejor puedo, pero no me niego, ni me quito mi derecho a enfadarme con lo que considero injusto y agraviante. Tampoco me robo el derecho a sentir misericordia por los demás y tener conciencia social, y de no ser protagonista activo en la lucha por los derechos humanos, como lo fueron los héroes del desembarco de Normandía. Sí, héroes, y que pena que no lo fueran hasta que Estados Unidos no le vio las orejas al lobo.
Prefiero ser una persona honesta, y decirte que puedo estar equivocado, que no lo sé todo, y que he compartido contigo lo que he estado aprendiendo últimamente, en mi búsqueda del conocimiento de mi propio ser.
Voy a seguir explorando, voy a seguir estudiando, investigando, preguntando en la tierra y en el cielo, dentro y fuera de mí... aprendiendo, también, de ti... Y ojala té haya contagiado las ganas de hacer lo mismo, y no estés nunca satisfecho con nada, tampoco con lo que has leído a lo largo de tu vida, y salgas ahí fura a buscar respuestas, sin olvidarte, nunca, de quien eres y de dónde vienes. Que no te engañen nunca, que no te pongan a dormir, que no te vendan drogas para evadirte de la realidad con envoltorios espirituales, científicos o psicológicos, que no te conviertan en un esclavo, ni dejes de luchar, convencido de que este mundo puede ser un lugar mejor, porque realmente, podemos hacer algo para cambiarlo, y el cambio, ciertamente, empieza por ti, pero debe acabar en... ¿donde crees que debe acabar?

"Ir hacia delante es la historia de cada uno de nosotros."
THOREAU


BIBLIOGRAFIA:
HECTOR GARCIA, Kirai y MIRALLES Francesc: Ikigai. (2016). ED. Urano
K. COOPER. Robert: Aprende a utilizar el otro 90%. (2008). ED. Amat.
MARTINEZ. Mado: Neurociencia de la felicidad. (2014). ED. Odeón.



jueves, 9 de junio de 2016

EL SENTIDO DEL HUMOR, SU REPERCUSION EN LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS MAYORES



Introducción:

Según la UNESCO; y en concreto, según el informe DELOR´S (1996) la educación debería sustentarse sobre los pilares de aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser.
Aquí juegan un importante papel las instituciones educativas, debido al rol de la educación al ocuparse de valores que hacen posible el funcionamiento de la sociedad. Este proceso educativo que debe ser continuo y permanente (a lo largo de toda la vida), debe potenciar el desarrollo emocional, como complemento al desarrollo cognitivo ya que ambos son esenciales para el desarrollo completo de la personalidad del individuo.

Personas mayores:

Los mayores tienen derecho a conocer y a aprender, debemos de tener en cuenta el concepto de aprendizaje como algo que se desarrolla a lo largo de toda la vida.
Todo el mundo tiene derecho a aprender, por lo que se debe ampliar el marco de atención educativa a todos aquellos escenarios sociales y culturales definidos, tanto en el ámbito de la educación formal Como, y muy especialmente, de la educación no formal.

El propósito de la intervención educativa con personas mayores, visto desde un punto de vista práctico para este grupo de edad, podemos resumirlo en:

  • Prevenir el grado de deterioro, tanto a nivel físico como psíquico como consecuencia del envejecimiento normal y/o patológico.
  • Prever y desarrollar papeles y situaciones, mediante dinámicas, trabajos y lecturas, donde las personas mayores se sientan reconocidas y se encuentren cómodas.
  • Desarrollar o potenciar el crecimiento personal y aumentar la calidad y disfrute de su vida.

¿Qué objetivos y contenidos deben aparecer en un programa de educación para la mejora en la calidad de vida para personas mayores?

Enfocaremos este apartado desde dos puntos de vista, trataremos de llegar a fundirlos, siempre tomando como referencia el beneficio cognitivo o emocional cuya finalidad es aumentar el bienestar personal y social de los mayores. Estos son:

  1. Un enfoque académico desde la perspectiva emocional según los aportes de la psicología positiva donde pondremos como representantes a Bisquerra, Anna Soldevilla y colaboradores.
  2. Un enfoque desde la educación no formal, basándonos en los principios de Animación Sociocultural.

Enfoque más académico:

Este enfoque considera el estudio sobre los programas que trabajan con los mayores, viendo que la mayoría de ellos van dirigidos al mantenimiento del estado de salud física, al mantenimiento de las funciones cognitivas superiores (cursos para el mantenimiento de la memoria), y a sus actividades de ocio, viajes programados, voluntariado y asociacionismo, en las que escasean las que potencian el desarrollo emocional.
Entiende que el desarrollo humano es un proceso abierto al aprendizaje y que tiene lugar en la interacción con un medio social y cultural organizado donde la educación debe considerarse como un factor central.
En este sentido Bisquerra (2000) define la educación emocional como un proceso educativo continuo que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, cuyo objetivo es capacitar al individuo para afrontar mejor los retos que se plantean en la vida cotidiana.
Este enfoque de educación emocional ofrece a la persona la posibilidad de descubrir nuevas formas de adaptación a las situaciones vitales, comprender aquello que les está ocurriendo y contribuir a su bienestar personal y social.
Un ejemplo de este tipo de formación serían, las aulas de la tercera edad y los programas universitarios para mayores.
Anna Soldevilla tiene un programa que se llama “Emociona´t”, lo imparten en el ayuntamiento de Lleida, en distintos centros municipales en formato de talleres.

Enfoque menos académico, desde la educación no formal:

Como base pondríamos, la animación sociocultural para mayores. Ésta es una disciplina que está empezando y que emerge en el campo de la Gerontología. Su finalidad es ayudar a las personas a tomar conciencia de sus problemas y de sus necesidades, impulsándoles a interrelacionarse para buscar soluciones colectivas.

Desde nuestra perspectiva:

A la hora de impartir formación en centros y ayuntamientos, nos encontramos con una población cuya predisposición a trabajar no es siempre la misma, bien sea por falta de motivación o bien por impedimentos de tipo físico o psíquico.
Se dice que los mayores son poco participativos, pero el error está en que no lo hacen porque a menudo se les ofrecen demasiadas actividades, de las cuales una gran mayoría no les motiva.
Naturalmente, cada grupo precisará una adecuación y adaptación de la metodología y técnicas a utilizar en función de sus características específicas y de sus intereses particulares.

Creemos que a la hora de preparar un programa, proyecto o cualquier tipo de curso o taller, lo primero que se nos plantea es: primero, que las actividades llenen todas las esferas tanto de conocimiento como físicas y psíquicas. Y segundo, que motiven a nuestros alumnos.

Debemos de considerar ser mayor siempre como enriquecimiento y siempre abierto a muchas posibilidades, nunca como deterioro o problema social. Buscamos el desarrollo de su potencialidad más que la manera de entretenerlos. Ellos así lo entienden y de hecho aportan “su sabiduría”.

Algunos de nuestros objetivos son:

  • Conocer y poner en práctica todas las habilidades sociales, cognitivas y fiscas, que lleven a mejorar su calidad de vida utilizando como herramienta el humor.
  • Potenciar los recursos y habilidades personales para prevenir situaciones de soledad y aislamiento, facilitando la integración en el medio social.
  • Potenciar la autonomía e independencia.
  • Motivar a los mayores para que sigan activos, participativos, críticos, creativos, solidarios y útiles a la sociedad.
  • Mejorar su estado de ánimo, mejorando y modificando las actitudes y estereotipos negativos de las personas mayores.
  • Comunicar de manera asertiva.
  • Identificar las emociones de los demás.
  • Adoptar una actitud positiva ante la vida.
  • Mejorar la imagen y la confianza en uno mismo.
  • Crear un clima de respeto y aceptación mutua.
  • Disfrutar del momento presente.
  • Afrontar el estrés, a través de la risa.
  • Utilizar el lenguaje de manera positiva.
  • Desarrollar el sentido del humor.
  • Desarrollar el gusto por el juego y la travesura.

Los Educadores, Pedagogos, Terapeutas, Psicólogos y demás profesionales que trabajan con personas mayores reconocen la importancia del sentido del humor:
Tanto de cara a la propia estabilidad emocional y cuidado personal al trabajar con una población vulnerable. Como búsqueda de estrategias de intervención socioemocionales creando talleres, elaborando materiales o diseñando dinámicas.
Debemos enseñar a las personas mayores estrategias y habilidades intra e interpersonales con la intención de que aparte de conocer y reconocer emociones y vocabulario emocional, (empatía, autoestima y habilidades sociocognocitivas como la toma de decisiones), lograremos como prioridad mejorar su sentido del humor para supera frustraciones y superar el duelo, si es que existe
Debemos de motivarlos a salir y comunicarse con los demás, superar momentos de apatía, así como valorar aquellos momentos, situaciones y personas que les hacen reír y divertirse con el objetivo de establecer una buena comunicación consigo mismo, con las personas con las que se interrelaciona y con el entorno.
En nuestros cursos cobra un especial auge, el sentido del humor y la risa. Sobre esto partimos a la hora de plantearnos los objetivos.
Es también una experiencia social porque nos ayuda a sentirnos más relajados con los demás, fomenta la sensación de unidad y pertenencia al grupo y reduce los sentimientos de soledad o aislamiento.
Estar activo durante la vejez es uno de los factores que mejor explica el bienestar subjetivo, porque además de ejercer un efecto directo sobre la satisfacción con la vida, el realizar actividades es positivo para la salud física, mental, la percepción del envejecimiento y las relaciones sociales. Variables todas ellas, fundamentales para mejorar el sentimiento de felicidad (Zamarrón y col, 2000).




 






 
Utilizar el humor como herramienta educativa es una de las causas más serias  e inteligentes que se le ha ocurrido al ser humano. Si al comenzar un curso un taller, sorprendemos, rompemos los esquemas, mantenemos la atención, de los alumnos, con un juego o una dinámica, estamos logrando, que el alumno, comience a descubrir un mundo fascinante que pondrá en movimiento todas las emociones y no lo dejará indiferente.

En los talleres, cursos..., se tomarán técnicas de las más diversas procedencias: Actorales, Dinámicas de Grupos, Expresión Corporal, Clon, juegos, masajes, memoria, Relajación, etc.

Podéis ampliarlo en el siguiente artículo:

http://haciaunavejezdigna.blogspot.com.es/2012/10/el-arte-de-envejecer-con-humor.html

 

Qué nos demandan los mayores después de realizar el taller:

Lo que nos encontramos:

Por experiencia y refiriéndome a hogares de jubilados, nos encontramos con locales de lo más variopinto. Como una sala de 50 metros dividida en una secretaria, salita para ver la televisión y una mesa grande con 15 sillas. Al ser una sala abierta sin muros que la independicen, continuamente se interrumpe la sesión.
Otras salas son muy grandes, pero están mal acondicionadas.
Otras son enormes, de más de 200 metros, donde se pierde la intimidad.

Sobre las personas que nos podemos encontrar:

Siempre basándonos en nuestra experiencia y en talleres realizados en distintos municipios en hogares de jubilados:
Hemos tenido alumnos entre 60 y 85 años. En algunas zonas, se daba esa horquilla, en otras era una población donde la mayoría estaba entre los 60 y los 72, y en otras nos encontrábamos con una población que superaba los 70.
De todos ellos, sólo en dos centros hemos tenido 2 personas con muletas y otra con principios de demencia senil, (todos se incorporaron y participaron perfectamente).
Son en general personas espontáneas, con mucho carácter, que les hace ser muy impulsivos. A la hora de trabajar en grupo no tienen mucha experiencia por lo que se suelen interrumpir unos a otros, incluso puede llegar a haber una cierta tensión entre ellos.

Sexos:

En estos talleres la gran mayoría eran mujeres. En algunas localidades al 100%. La mujer es más participativa, los hombres se reúnen a charlar o a jugar a las cartas, fuera de estos grupos.

Asistencia:

Los talleres estaban preparados para 20 personas, en un principio en todas había lista de espera.
La asistencia no era continua, en todas las poblaciones nunca se llegó a completar, fue muy irregular. Las primeras sesiones estaban llenas, luego ya empezaban a fallar.

Causas de la no asistencia:

  • En un principio, asisten por curiosidad.
  • Climáticas, (la población donde se trabajó, era en la Sierra Norte).
  • Salud, (por las características de la edad).
  • Obligaciones.
  • Viajes y excursiones, (a estas personas, se les prepara muchas excursiones y viajes, que se realizan a lo largo del año, por lo que a veces coincide con los cursos).

En los talleres que se realizaron en la sierra, una de las técnicas de evaluación que utilizó el profesor fue la del círculo y la ronda: el círculo permite la comunicación en todos los sentidos, dando a todos los participantes la oportunidad de hablar de una manera cómoda y relajada, ya que participa y opina junto con el profesor y los demás compañeros.
Mediante la ronda, se da la palabra por turnos a todos los participantes y así exponen su opinión, sobre unas preguntas que hace el profesor.
Algunas de las preguntas que hizo el profesor fueron:

  • ¿Qué fue con lo que más disfrutaron?
  • ¿Qué cambiarían?
  • ¿Qué les gustaría añadir?
  • ¿valoración general del curso?

Opiniones de los participantes:


  • Habría que aumentar el tiempo de los cursos.
  • Les gustó las dinámicas de improvisación.
  • Les hubiera gustado moverse un poco más.
  • Los ejercicios de concentración y memoria, les resultó un poco complicado, sintiéndose algo nerviosos cuando lo estaban desarrollando. Pero valoraron positivamente su realización.
  • Les gustaría aumentar las dinámicas de gesticulación, humor, trabalenguas y emociones.
  • Otra parte que les gustó, fue cuando se trabajó el tacto y la relajación, que junto con la risa, era donde más participaban.
  • La parte final del taller donde se trabaja una estrategia, mediante una lectura y un debate sobre ella. Los participantes interpretan bien el contenido y el fondo, disfrutando a la hora de trabajarla.
  • También les gustaron las dinámicas de expresión corporal, y preferirían ampliar más esta parte.
  • La opinión general de todos los grupos, es que la parte de dramatización; donde representaban algunas escenas cotidianas. Junto con la improvisación, es con la que se sintieron más a gusto.

Reflexión de cada uno de ellos:

  • Satisfacción, tranquilidad y amistad con los demás.
  • Me encuentro muy feliz asistiendo a las clases.
  • Una forma de distraerme.
  • Me obliga a salir de casa, cambiar de ambiente.
  • Un lugar de relajación y de creatividad.
  • Me ha dado la vida, nunca había ido a ningún sitio igual.
  • Estar en compañía de personas como yo.
  • Es un aliciente para vivir.
  • Satisfacción para la edad.
  • En el centro se convive y se aprende.
  • Es mi segunda casa. Encuentro comprensión, ayuda y buenas amistades.
  • Llena mis horas libres y aprendo cosas nuevas.
  • Compañerismo, amistad y mucho cariño.
  • Un motivo muy grato de amenizar la monotonía de la semana.

Resaltar en los grupos:

  • El grado óptimo de desinhibición alcanzado, son grupos donde todas las mujeres, se conocen y todas suelen participar en casi todas las actividades que se les ofrecen.
  • Un amplio sentido del humor en todos los grupos.
  • La gran espontaneidad y desbloqueo corporal que se logra como resultado de la desinhibición.
 

El docente:




Debe apostar por la investigación y la formación permanente. Pensar siempre en atender las necesidades del grupo, mantener el interés como motivo principal, motivar.
El docente debe ser una persona organizada, mantener una buena calidad en las relaciones, tener una gran paciencia y una buena habilidad para integrarse con el grupo y dar a cada uno la ocasión de que expresen sus ideas y sentimientos hacia objetivos comunes.
Debe favorecer que las personas participen en la vida del grupo y de la sociedad. Debe intentar que se incorporen a las actividades todos los alumnos, pero sin forzar a nadie.
A la hora de trabajar las dinámicas, el docente debe tener la capacidad para improvisar cambios cuando la situación lo requiera, estar atento a todas las dudas y situaciones que se vayan produciendo. En una palabra, el docente debe conocer y dominar lo que está haciendo.
Trabajar el sentido del humor para que los mayores tengan la oportunidad de gozar, disfrutar y reír.

Actitudes:

  • Debe ser paciente.
  • Mostrar empatía.
  • Optimista.
  • Sentido del humor.
  • Imaginativo.
  • Responsable.
  • Flexible.


     
    Habilidades y estrategias que debe mostrar:

  • Calidad de las relaciones.
  • Las de relación interpersonal.
  • La solidaridad, compromiso y tolerancia.
  • Hacer las sesiones gratas.
  • Ser creativo.
  • Dinámico.
  • Actor y espectador.
  • Buen comunicador.
  • Mantener la atención y el interés.
  • Saber conducir un grupo.

Sugerencias para el docente:

  • Escuchar a todos los participantes.
  • No juzgar.
  • Evitar preguntas condicionadas.
  • Mantener la atención del grupo.
  • Intentar que los participantes reflexionen.


Reflexión:

En el largo trayecto que llevo trabajando con esta población de mayores, siempre me fascinó, la gran capacidad que muestran a la hora de participar, por lo que aprovecho para dejarles un espacio para que se muestren y pongan en práctica las cosas con las que disfrutaron a lo largo de su vida y disfruto viéndolos como se sienten orgullosos y valiosos a la hora de trabajar en ello.
Llevo muchos años, desarrollando este proyecto, y cada vez, veo como va cambiando, ampliándose y marcando nuevas pautas y objetivos, siempre tratando de mejorar contando con su valiosa ayuda.
Una parte del proyecto está dedicada a formar a profesionales que vayan a trabajar con mayores y confío en que pueda disponer de tiempo para poder emprender esta nueva aventura, pues es difícil satisfacer todas las necesidades que se presentan de formación y considero que hay que ir dejando paso a nuevas ideas.



Y para terminar, me gustaría trasmitir en este articulo lo que siempre repito una y otra vez a mis alumnas/os: la idea de que es fundamental tener un propósito vital, claro y definido, una gran pasión, lo que llevará a una gran satisfacción y dará significado a nuestra vida

 

martes, 10 de mayo de 2016

¿Qué debo valorar, a la hora de poner en práctica mis objetivos de vida?



Cada persona tiene su propio ritmo vital. ¿Cuántas veces nos forzamos a nosotros mismos, exigiéndonos más de lo que podemos dar? ¿Cuántas veces no tenemos ni idea de lo que necesitamos, de lo que sentimos, pero en cambio, vemos perfectamente lo que necesita el otro?, la mayoría de nuestros problemas surgen de una necesidad que no está satisfecha. Por eso es tan importante, escucharnos a nosotros mismos.
Es fundamental poder fijar objetivos realistas, bien definidos y adecuados. No nos enseñan a fijar objetivos y a trabajar y vivir por ellos, a pesar de la importancia que tiene esta fortaleza. Los objetivos nos permiten orientar nuestra conducta, identificar si estamos en la dirección adecuada.
Conviene fijar objetivos realistas y compatibles entre sí a corto, medio y largo plazo, ya que en muchas ocasiones, orientamos nuestra vida, erróneamente, al corto plazo
Como aprendizaje, y ejemplo de este artículo, de la lista de objetivos que vamos a elegir podríamos empezar con el que creamos más importante o especial para nosotros.
Creo que es importante subrayar que muchas personas convierten los objetivos en una lista de intenciones y existe una gran diferencia en una simple intención y un compromiso. Las intenciones son meros deseos: me gustaría, tendría, debería,... pero estas palabras que pronunciamos, normalmente nunca llegan a mover a la acción. Pero si hay compromiso y éste está claro y sabes que harás el esfuerzo necesario para lograr tu objetivo, entonces es cuando todo empieza a funcionar.

Algunas cosas:
Lo que se persigue realmente cuando nos fijamos un objetivo, no es el objetivo en sí, sino los beneficios que éste aporta a nuestras vidas.
Una de las herramientas más poderosas a nuestra disposición para empezar a cristalizar nuestros objetivos es desatar el poder de la visualización con alta intensidad emocional. Se trata de una técnica realmente sencilla, que consiste básicamente en crear una película mental en la que nos vemos a nosotros mismos tal y como ese objetivo que perseguimos fuese ya una realidad en nuestra vida.
Para que la técnica sea efectiva has de crear una visualización lo más intensa posible, en la que intervengan todos los sentidos. Has de recrearte en lo que verás, escucharás y sentirás una vez ese objetivo esté materializado. De este modo lo que estás haciendo es enviar señales muy claras a tu cerebro y a tu sistema nervioso de qué es exactamente lo que deseas conseguir.

 
En primer lugar las visualizaciones han de repetirse consistentemente a lo largo del tiempo. De nada sirve hacerlas de forma esporádica. Se necesita una continuidad.
En segundo lugar, la visualización no ha de mostrarte tu objetivo como si fuese una película que le está sucediendo a un personaje. Mentalmente tienes que crear tu visualización tal y como si estuvieses viendo en ese momento con tus propios ojos el logro de ese objetivo.
Importancia también de saber qué recursos voy a utilizar para que mi objetivo sea más efectivo.
Tenemos herramientas más que suficientes (Adquiridas a lo largo de nuestra vida: enseñanzas, experiencias, formación...), y el conocimiento necesario para saber qué tenemos que hacer para alcanzar una meta.
A continuación pasar a la acción, ésta es solo la que va a producir resultados en el logro de los objetivos. Una de las grandes claves para lograr objetivos es ponerse en movimiento tan pronto como un objetivo se ha establecido. Hay que comenzar a generar inercia e impulso tan pronto como sea posible. Cuando algo comienza a moverse y va ganando velocidad, cada vez es más difícil pararlo. Se crea una inercia que permite que cada vez con menor esfuerzo se avance más y más. Lo mismo has de lograr a través de tus acciones.
Es la acción la que hace tan valiosas las metas, los planes o los sueños, porque a partir de ellas es posible conseguir traer a la realidad todo lo maravilloso que hemos visto en nuestras imágenes mentales.


Algunas acciones a llevar a cabo:
Céntrate en el presente que es lo único que tienes en tus manos, y trabaja para reinventarte y conseguir tu máximo potencial.
Los errores que hayas cometido en el pasado únicamente tienen poder sobre ti si sigues creyendo y alimentándolos en tu mente. Por la ley de la Atracción vas a atraer consecuencias parecidas. Cuídate de alimentarlos en tu subconsciente, son un lastre que mina tu potencial.
Deja de pensar en las palabras negativas de otros. La solución no es recluirse del mundo para dejar de recibir esa influencia, sino tomar la responsabilidad y ser selectivos. No podemos permitir de ninguna forma que las palabras negativas arruinen nuestra felicidad, nuestra capacidad de actuar, y nuestra posibilidad de crecer hasta nuestro máximo potencial.
Somos libres de elegir alejarnos de las palabras negativas y de su fuente, elegir sabiamente la gente que nos rodea y repetirnos constantemente con nuestras propias frases de motivación lo que valemos.
Incorpora la felicidad en tu día a día.
También es muy importante pedir ayuda si la necesitas.
Hay personas que creen que meramente se puede "existir". Lo hacen para justificarse y no buscar un propósito por el que luchar y elevarse en la vida. Ante esto podemos conectarnos con nuestro verdadero Yo, o simplemente no hacerlo y vivir la vida rutinaria sin más.
Lo que conseguimos en la vida no solo depende de lo que queremos, sino de lo que esperamos. Define tus expectativas, y pon el listón alto. No arruines tu potencial
"Para que pueda surgir lo posible. Es preciso intentar una y otra vez lo imposible"
Hermann Hesse


Y por ultimo disfruta del camino, celebra cada paso que des. Desafortunadamente, son muchas las personas que constantemente se dicen: "Cuando consiga tal objetivo seré feliz", tremendo error. Al llegar descubrirás que la felicidad no está en ningún objetivo. Está ya en ti ahora mismo si tú así lo decides.
¿Qué pasaría si comenzamos a ver nuestras acciones como una forma de alcanzar un resultado (aprendizaje), sea cual sea el final? Haríamos las cosas de manera con menos tensión, menos inseguridades...más felices.
¿Qué pasaría si nos olvidamos de la creencia de que no podemos ser felices a menos que ocurran las cosas de una determinada manera? No le tendríamos miedo al fracaso. No intentaríamos...haríamos

Los sueños
Hay que tomar muy en serio aquello que soñamos porque se trata de las "pistas" que tenemos para alcanzar nuestro verdadero bienestar. Es lo que da un sentido a lo que hacemos en la vida. Todo el tiempo nos cruzamos con personas que viven "desconectadas" de lo que anhelan íntimamente.
Soñar significa identificar quiénes somos realmente y qué queremos en nuestra vida, y luego bajar esa visión a la práctica diaria para ser esa persona. Tenemos que obligar a nuestra realidad a responder a nuestros sueños. Creo que para ser felices y realizarnos debemos seguir soñando hasta romper la frontera entre lo ilusorio y lo tangible.
Los sueños son quizá la manera más genial de cómo nos gustaría que fuese nuestro futuro en unos cuantos años. Es una imagen de cómo nos gustaría vernos y que nos vieran en un determinado momento. Las cosas maravillosas que tendríamos, los lugares que visitaríamos, las personas con las que nos relacionaríamos, etc.
No esperemos a decirnos si ahora tenemos tiempo para cumplir nuestros sueños, sino que nos pongamos en marcha sin esperar momentos perfectos, porque los estados perfectos no llegan nunca.
Para ello debemos:
  • Soñar y soñar.
  • Creer más en nosotros.
  • Estar en movimiento continuo.
  • Tener conocimiento. Es decir saber exactamente cuál es nuestro sueño y tener claro qué es lo que queremos.
  • Visualizar.
"No te rindas, por favor no cedas, aunque el frio queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento..." Mario Benedetti


"La posibilidad de realizar un sueño, hace que la vida sea interesante... "Paulo Coelho

 
Camino del cambio en nuestra vida
Decía Octavio Paz que: "Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo al cambio". La inmovilidad, en muchos casos, es peor que los riesgos que tomamos al enfrentar un cambio vital, pero el cerebro humano se acomoda fácilmente a la rutina y salir del carril que tenemos marcado requiere de esfuerzo y dedicación.
Algunas claves para enfrentarse al cambio:
  • Para cambiar necesitas querer cambiar. Todo cambio tiene un coste y unas consecuencias, y tenemos que estar dispuestos a afrontarlas porque creemos que merece la pena.
  • No desperdiciemos los momentos de inspiración. Porque algunas veces solemos pasarlos por alto. Y nuestra memoria es precaria: pasados unos minutos nos hemos olvidado de que era imperante modificar tal o cual comportamiento.
  • Ten fe en ti, cree en tus posibilidades. La fe es la certeza de que tú puedes. Se basa en tu capacidad y en tu potencia de respuesta, y actúa tu motivación.
  • Piensa en grande. Para afrontar un gran cambio hay que pensar en grande, profundizando en el conocimiento de aquello que es más importante en nuestra vida.
  • Vive de acuerdo con tus necesidades, deseos y expectativas.
  • Asume los riesgos. Debemos vencer el miedo al cambio, y abrazar los riesgos que conlleva, pues la inacción es generalmente la peor opción.
  • Activa tu creatividad. La creatividad te dará recursos para superar la adversidad, conseguir tus retos y vivir más feliz.
  • Desarrolla tu capacidad para amar y ser amado. Ama a las personas, a la naturaleza, a tu trabajo, a ti mismo. Amar es respetar. Amar es pasión. Ama lo que haces, pon amor en tu día a día.