lunes, 9 de septiembre de 2019

Podemos superar nuestras limitaciones




La fe puede mover montañas.

La mayor limitación que puede tener una persona, es la impuesta por su propia mente.
El entusiasmo y la perseverancia pueden superar todos los obstáculos. Si usted realmente cree que puede lograr algo, será capaz de lograrlo. No debe dejar de soñar. De hecho, debe soñar, pero de un modo científico, aplicando el método que le estoy re­velando aquí. No hay nada más triste que una persona que ha de­jado de soñar. Cuando uno de sus sueños muere, también muere una parte de usted.

Soñar -permitirse una visión de grandeza- es verdaderamente mágico.

Por consiguiente, no se limite. Recuerde que los proyectos ambiciosos requieren más tiempo. Y tampoco subestime los be­neficios positivos de las pequeñas victorias. Por el contrario, como dije antes, cada victoria pequeña le otorga más confianza, lo cual a su vez le confiere más entusiasmo y energía. Esto tiene un efecto tangible sobre la gente que le rodea, y con su ayuda us­ted puede avanzar hacia desafíos mayores y victorias más im­presionantes.

El secreto de las imágenes

Las imágenes, como las palabras, pueden utilizarse de dos modos: o bien para liberarse de un hábito malo o fobia (por ejemplo, fumar, claustrofobia y alcoholismo), o bien para lograr algo (comprar la casa de sus sueños, encontrar un empleo mejor, iniciar un negocio, etc.). Algunas personas están más orientadas visualmente, en tanto que otras están más orientadas verbalmen­te. Pero en ambos caso; es una buena idea hacer uso de las imá­genes, que constituyen un refuerzo poderoso para las formula­ciones verbales.

El principio básico de la utilización de imágenes es actuar como si el deseo que usted tiene en mente ya se haya alcanzado.

Como he dicho, el subconsciente no hace distinciones tempora­les. Como suele suceder en los sueños, el subconsciente percibe todo como si estuviese teniendo lugar en un momento eterna mente presente. Por lo tanto, cuando usted imagina algo el sub­consciente no distingue entre la imagen de un deseo que será realizado en el futuro y otro que ya ha sido realizado.

Por consiguiente, cuando impregna su subconsciente con una imagen de éxito, usted se deja arrebatar -o al menos su subcons­ciente se permite dejarse arrebatar- por las emociones positivas que acompañan al éxito, y esto refuerza su programación. Es como practicar para el éxito antes del hecho. Su imaginación (su subconsciente) está activado, y sus fuerzas son puestas en movi­miento.

Una imagen, como una palabra, es una semilla...

La técnica de utilizar imágenes está sujeta a las mismas le­yes, incluyendo la ley de crecimiento, que la técnica de utiliza­ción de palabras. Si usted planta en su mente imágenes de éxito, de salud, de felicidad, de riqueza, de calma interior, etc., verá a estas imágenes materializarse en diversas situaciones vitales con una consistencia que es casi matemática, aun cuando el meca­nismo mediante el cual estas imágenes llegan a ser concretas sigue siendo, en su mayor parte, misterioso. En general, se hace referencia a este mecanismo -erróneamente- como suerte o coincidencia. Lo mismo es cierto para las imágenes negativas: cuando son plantadas en su mente conducen a situaciones vitales negativas.

Su imaginación: el cofre del tesoro personal

¿Cómo empezar a utilizar su imaginación?, todo lo que tiene que hacer usted es imaginar la situación que desea crear, con tanto detalle como sea posible. ¿Qué hace un orador cuando quiere describir algo y cautivar a un auditorio? Se con­centra en los detalles. No obstante, se asegura de elegir los deta­lles más impactantes y pintorescos que pueda encontrar. Por consiguiente, para influenciar más efectivamente a su subcons­ciente, que aquí juega el papel de oyente pasivo mientras que us­ted es el orador, no hay que omitir detalles. Los detalles le ayu­darán a creer que lo que usted quiere ya se ha alcanzado. Esta técnica recibe el nombre de «cine mental» y se utiliza en una va­riedad de situaciones.

¿Hasta qué punto tiene que visualizar una situación positiva? Algunas personas se preocupan porque no son capaces de «ver» realmente lo que imaginan (y, de hecho, yo también soy así). Pero esto carece de importancia. La técnica es igualmente efec­tiva tanto si usted «ve» sus imágenes como si no lo logra. Yo imagino cosas, pero de un modo que llamaría abstracto, mientras que otras personas ven realmente las imágenes que excitan sus imaginaciones activas, como si tuviesen los ojos abiertos duran­te un sueño. Y no obstante, a pesar del hecho de que mi imagi­nación no es tan «concreta» como la de otras, personas, puedo asegurarle que he obtenido resultados excelentes utilizándola en mi provecho y de un modo científico.

En realidad, casi todos utilizamos de manera prácticamente continua la técnica de cine mental (que algunos expertos llaman «visualización creativa», otro término apto puesto que eso es exactamente lo que sucede). Todos soñamos. Y estoy hablando de sueños en estado de vigilia, o ensueños. ¿Qué es un ensueño si no una sugestión de imágenes? Todos reflexionamos sobre el futuro. De hecho, soñar es inherente a la naturaleza del hombre.

Muchísimas sucesiones de éxitos han comenzado exactamen­te de este modo: las personas pueden verse habiendo alcanzado ya lo que desean. Y esto se aplica a casi todos los aspectos de la vida. Usted ve a una mujer bella en la calle y la imagina en sus brazos. Ve un costoso coche deportivo en una carretera rural y no puede evitar imaginar cómo sería estar detrás del volante...

Obviamente, abundan ejemplos de este tipo de comportamien­to. Todos soñamos. El único problema, y la razón por la cual la mayor parte de estos sueños no se hacen realidad, es que no son metódicos, no son sistemáticos. Pero ahora usted puede aprender a soñar del modo correcto, de manera efectiva.
­

Cree su suerte
Todo esto podría parecer un milagro y sin embargo la histo­ria no es ficción sino un hecho. Estoy seguro de que usted ha ex­perimentado en su propia vida algunos giros de suerte afortuna­dos. Y usted dice: « ¡Oh! ¡Un regalo del cielo!». No obstante, la mayor parte del tiempo es un regalo de su propio subconsciente, que usted ha programado, probablemente sin ser consciente de ello. Ahora no tiene que esperar a que el cielo le envíe sus rega­los. Usted puede crear su propia suerte toda vez que lo desee.

El tipo de situaciones en que la visualización creativa puede ser efectiva es prácticamente ilimitado. Puede utilizarla para re­solver sus problemas monetarios, para encontrar un empleo me­jor, para mejorar su memoria o sus relaciones personales, o para superar una fobia. Más adelante en este libro desarrollaré cada uno de estos temas y usted encontrará descripciones detalladas acerca de cómo se aplica exactamente el método.

Este método ha estado en uso durante muchísimo tiempo y sus usuarios han sido algunas personas muy ilustres. El gran poeta alemán del siglo XVIII Goethe solía recurrir a la autohipno­sis antes de irse a dormir por la noche, en especial cuando se sentía desanimado. Imaginaba que un amigo se acercaba a él con una amplia sonrisa iluminando su rostro y diciendo: «Te felici­to.» Goethe estaba practicando el cine mental «como si» sus lo­gros de ese día mereciesen las felicitaciones de un amigo, aun cuando las cosas en realidad no fuesen tan bien como él desea­ba. Si la técnica demostró ser útil para un hombre de esta talla, entonces con seguridad sería un error vacilar en utilizarla nosotros mismos.


Esté atento a sus imágenes mentales

Por consiguiente, para concluir este capítulo me gustaría recordarles que preste atención a las clases de pensamientos, y en especial a las imágenes, que surgen en su mente. Incluso, toda vez que disponga de algún tiempo excedente, puede tomarse unos minutos para hacer un poco de autoanálisis. Examine qué clases de imágenes se le presentan diariamente. ¡Puede llegar a sorprenderse al descubrir lo que está pensando! Una cosa es cierta: la experiencia sólo puede ser instructiva. Pero aun cuan­do descubra algunas cosas negativas acerca del modo en que piensa, no se desanime. A la larga el proceso será positivo, por­que usted habrá llegado a ser consciente de algo sumamente im­portante en las operaciones profundas de su mente. Y esto cons­tituye un paso decisivo y necesario hacia la transformación de su personalidad.

 
Cómo superar un complejo de inferioridad

Los psicólogos han demostrado que la mayoría de la gente sufre en cierta medida de un complejo de inferioridad. Nos subes­timamos. Y la mayor parte de las veces estamos equivocados al hacerlo. A veces es porque hemos experimentado el fracaso, o una serie de fracasos, y esto contrae nuestra autoimagen. A ve­ces se debe a lo que los psicólogos llaman «el efecto Pigma­lión»: Usted se convierte en lo que sus padres, maestros y com­pañeros esperan que llegue a ser. Sus expectativas han forjado su personalidad, con mayor frecuencia de un modo negativo. Por ejemplo, puede tener por encima a alguien que dice algo negati­vo sobre usted:

. «Él nunca llegará a nada...»
. «Él no llegará muy lejos en la vida...»
. «Él es tan torpe, que es incapaz de hacer algo con sus ma­nos...»

Lamentablemente, ése es el programa perfecto para crear un complejo de inferioridad. Pero no hay que olvidar una cosa: nue­ve veces sobre diez la creencia de una persona de que es inferior no se basa en hechos. Es puramente imaginaria. Y ahora que us­ted sabe que tiene la aptitud para abrirse paso a través de sus propias limitaciones, ya no necesita tolerar este sentimiento de inferioridad. Va a liberarse de él de inmediato y por completo. y puesto que es consciente del poder de la autohipnosis, ya tie­ne una ventaja inicial.

Desarrolle la confianza en sí mismo

Cuando se libere de su complejo de inferioridad, llegará a te­ner mucha más confianza en usted mismo. Se asombrará ante su propia audacia en determinadas situaciones. Se sorprenderá ante el modo en que puede manejar situaciones que antes le hubiesen paralizado de miedo. Tendrá presencia y le resultará fácil tratar a otras personas, y nunca le ocurrirá que no encuentra las palabras. La confianza en uno mismo es de importancia capital. Si no se tiene confianza ¿por qué otras personas deberían tener confianza en usted?

La importancia de dar las gracias

Algo que de todo esto que he aprendido desde mi propia experiencia, que el decir siempre gracias siempre me ha ayudado con todos mis compañeros, pero si noto que entre la situación actual, el olvido de la propia palabra, el mero hecho de compartir el artículo de una persona en las redes sociales, nos olvidamos de decirles las gracias, algo que me marqué muy profundamente, cuando entré en las redes sociales y sobre todo cuando empecé a escribir dentro del blog fue agradecer uno por uno a todas las personas que me nombraran ya fuera por compartir el propio artículo o que me mencionaran de dónde habían ellos compartido el artículo hacía su propio autor, porque realmente, a mi no me cuesta nada decir gracias tanto en mi vida real como en la 2.0, por ello os animo a que digáis siempre gracias a todos los que os mencionan, a las personas que os comparten, a las personas que os ayudan cada día tanto dentro de la empresa cómo fuera de ella. Porqué el poder de la gratitud es infinitamente poderoso que el mero hecho de no decir gracias.
Confía en la vida, honra tus valores y sé feliz”

 
Retrato de una persona psicológicamente equilibrada


Siente interés por si mismo

Usted cree que vale por lo menos tanto como los demás. Cuida su aspecto fisco, su equilibrio emocional, y su enriquecimiento intelectual y social. En su escala de valores, usted está un poco por encima de los demás. Sabe que ser responsable de si mismo pasa necesariamente por el interés en uno mismo. Cree en sus posibilidades y acepta sus limitaciones. En su relación con los demás, es capaz de hacer concesiones, pero nunca renuncia a sus derechos.

Tiene intereses sociales

Usted ha optado por la integración en lugar de por el aislamiento social. Es cierto que todos nos vemos obligados a vivir en sociedad, pero la diferencia radica en que usted participa activamente en ella. Se ocupa de ampliar sus relaciones sociales y protege los derechos comunitarios.

Es responsable de si mismo

Usted es autosuficiente. Disfruta de la compañía de los demás, pero no se siente perdido cuando no cuenta con ella. Resuelve sus problemas sin esperar que otras personas lo hagan por usted. Acepta sus errores y celebra sus éxitos. Crea su propio autoconcepto sin permitir que otras personas influyan negativamente en el.

Es tolerante con los errores

Usted es una persona tolerante. Reconoce que todo el mundo tiene derecho a equivocarse, incluido usted mismo. Ni se juzga a usted ni juzga a los demás. Ante las cosas negativas, intenta modificar aquellos aspectos que pueden cambiarse y acepta sin sentir frustración aquellos otros que son inamovibles.
Es flexible

Usted es una persona de mentalidad abierta, dispuesta siempre a aceptar cambios, no se cierra en banda ante la opinión de los demás ni actúa según unos patrones fijos e inamovibles.

Se acepta a sí mismo

Usted se siente feliz de estar vivo. La vida en si misma ya es suficiente premio para usted. Se acepta sin condiciones y no mide su valía por sus éxitos ni por el juicio que los demás hagan de usted.

Toma decisiones

Usted asume riesgos, no posterga indefinidamente la toma de decisiones. Acepta que tomar decisiones lleva implícita la posibilidad del fracaso, pero a la vez acepta que el único modo de avanzar es aceptando este tipo de riesgos.

Ante la búsqueda de mi proyecto de vida

Reflexione sobre su meta. Si contesta a las siguientes preguntas en relación a su objetivo, su compromiso con él aumentará: ¿qué quiero?, ¿por qué?, ¿para qué? y ¿con qué? El “con qué” hace referencia a sus fortalezas, valores y actitud para lograrlo. Cuando se enfrenta a algo nuevo, y dado que eso supone salir de la zona confortable, es recomendable tener la seguridad y la confianza de que está preparado, que tiene capacidad y que va a poder lograrlo. Aunque sea difícil.

Hágale hueco. Sea lo que sea lo que desea aprender o iniciar, necesita tiempo. Si no le busca un espacio en su agenda y lo convierte en rutina, lo normal es que termine postergando lo que ahora no forma parte de su vida.

Resáltelo. Todo aquello que no forma parte de nuestro orden habitual es fácil olvidarlo. Si tiene una agenda, márquelo con fosforito. Si utiliza la alarma del móvil, póngase una diaria con el nuevo objetivo. No abuse de su memoria o del “debería acordarme”.

Rodéese de todo lo necesario, así no tendrá excusa para no empezar. Por ejemplo, si está a dieta, compre los alimentos del régimen; si empieza a hacer deporte, busque la ropa que va a ponerse, o si se inicia en la fotografía, prepare el material.

Empiece hoy. No hay ningún estudio con rigor científico en el que se relacione el lunes o el primero de enero exclusivamente con el comienzo de un nuevo hábito. El martes o el jueves son tan buenos días como cualquier otro. Retrasar todo para el lunes es otra manera de postergar y de dejar que la pereza venza a su fuerza de voluntad. El mejor día para iniciar algo es hoy.

Emociónese. Las emociones avivan el recuerdo, le producen bienestar, y estar apasionado con lo que se hace fideliza el hábito. Busque cómo se siente, lo que va a conseguir, cómo mejorará su vida personal o profesional. Disfrute y esté presente.

No escuche a la voz interna que le dice que está cansado, que qué sentido tiene y que la vida tiene cuatro días y son para disfrutarlos. Nuestro cerebro está muy entrenado para buscar excusas y seguir en la zona confortable. Esa voz interior es muy pesada y puede llegar a ser muy convincente.

Sea disciplinado. Tómese en serio su hábito. Tomarlo en serio no significa que se ponga serio, sino que sea una prioridad para usted, algo a lo que dedicarle su valioso tiempo. Y que ocupe un lugar especial en su agenda.

Convierta su nuevo hábito en su filosofía de vida. Esto le dará otra dimensión y calma. No se trata de aprender algo ya, sino de que lo disfrute.

Reflexiones sobre cómo nos vamos superando día a día
Destacar, despuntar, brillar son deseos que llevamos dentro. Por eso admiramos, de forma natural, a los hombres y mujeres que, venciendo increíbles dificultades, logran los objetivos que se habían propuesto.

Estoy seguro de que tú quieres ser el mejor. Quizá siempre lo has sabido, quizá lo has aceptado hace poco. Haya sido cuando haya sido, la verdad es que la mayoría queremos ser mejores de lo que somos, llegar más lejos, superarnos a nosotros mismos, subir más alto.

La manera en que te enfrentas a los obstáculos y como superas las adversidades definirá algunas etapas de tu carrera y de tu vida, y quizá alguna de esas complicaciones resulte crucial para alcanzar la cima.

Si después de cometer un error no haces nada para sacarle partido, permanecerá siempre como un fracaso. Sin embargo, si estudias ese error y aplicas un cambio con el objetivo de no volver a cometerlo una segunda vez, entonces habrá sido una valiosa lección.

A veces, hay que llegar a casa agotado por el esfuerzo y decirse en voz baja: "Mañana volveré a intentarlo". Resistir, persistir, continuar intentándolo es también necesario para prevalecer en el futuro. El coraje no es siempre un rugido.

Práctica el arte de ser reservado, habla cuando sea necesario, pregunta cuando realmente estés interesado, y explica y enseña cuando no quede más remedio. Predica con el ejemplo. Consigue que te sigan por lo que haces y no por lo que dices. Recuerda este verso del tao: "El mejor orador no necesita palabras"

Aíslate y no mejorara tu riqueza, no vivirás mejor, no estarás a salvo de desastres y no evolucionaras como persona ni como trabajador. Te faltaran la visión diferente de los otros, sus perspectivas heterogéneas y la diversidad de sus métodos. Una persona inteligente progresa más rápido interactuando con otros individuos. Ninguno de nosotros es más listo que todos nosotros juntos porque no somos islas.

Si quieres mejorar tu capacidad para comunicarte, es importante que sepas escuchar. Cuando nos encontramos con alguien que no escucha, es como hablar con un muro: Parece que le da igual lo que dices porque lo sabe todo y no va a cambiar de opinión. Es una situación frustrante. Los profesionales que destacan se esfuerzan en escuchar, en prestar atención a lo que dicen los demás. Las personas inteligentes escuchan más que hablan.

Si hay algo en nosotros verdaderamente divino es la voluntad. Por ella afirmamos la personalidad, templamos el carácter, desafiamos la adversidad, corregimos el cerebro y nos superamos diariamente.
Decía Cajal que con el esfuerzo hacemos crecer nuevas conexiones entre las neuronas.
Ejercita la voluntad, tú tienes la capacidad de mejorarte, de conseguir ser quien quieres ser, de esculpir la mejor versión de ti mismo.

No te olvides de potenciar tus fortalezas. Si eres rápido y ligero, mejor que no pretendas convertirte en una roca que aguante todos los golpes. Por supuesto, debes ser capaz de seguir el hilo de combate y no venirte abajo al mínimo impacto que recibas, pero quizás lo más inteligente sea especializarse en un tipo de combate más enfocado a entrar, pegar y salir rápido.
Acepta la realidad y juega conforme a las reglas del juego. Para ello debes averiguar qué es lo que haces bien y potenciarlo. De esta forma conseguirás un estilo propio que marcara la diferencia.

Pon en práctica el poder que tiene tomar decisiones.

Nos dice Tomas navarro:
  • Define con claridad la decisión que debes tomar.
  • Analiza el contexto.
  • Piensa en las alternativas posibles.
  • Analiza el impacto de cada alternativa a corto, medio y largo plazo.
  • Pon en práctica tu decisión.
  • Se flexible si la situación lo requiere, pero sin perder de vista el objetivo final.

No te quedes anclado en un logro. Coge energía con la vista puesta en plantearte y conseguir el siguiente.
Felicítate por ello, has tenido que dar impulso a tu vida. Comparte tus logros, comparte tu fortaleza emocional con otras personas.
Celebra que eres más fuerte de lo que eras cuando empezaste, disfruta de los resultados de tu trabajo. No te han regalado nada, lo has conseguido tu , gracias a tu esfuerzo.


Bibliografía:

Juan Fueyo,, "Te dirán que es imposible," Planeta 2019"
Tomas Navarro, "Fortaleza Emocional," Zenith 2015


jueves, 13 de junio de 2019

ES LO QUE QUIERO, POR TANTO SE QUE LO VOY A CONSEGUIR



La verdad acerca de tu persona


Si quieres tomar el control de tu vida, convendrá que comprendas mejor quien eres. La imagen que uno tiene de sí mismo, que es el cuadro que uno tiene en la mente sobre sí mismo, se convierte en la clave de su vida. Todas sus acciones, sentimientos y comportamientos, incluso todas sus capacidades, están en consonancia con la imagen forjada.
Destacar, despuntar, brillar son deseos que llevamos dentro. Todos queremos ser mejores de lo que somos, llegar más lejos, superarnos a nosotros mismos, subir más alto.
Todos nos comportamos según el tipo de persona que creemos ser, de modo que tenemos que darnos cuenta de que, en la medida en que nos aferremos a esa imagen, no habrá fuerza de voluntad, esfuerzo, determinación ni compromiso que nos lleve a ser de otra manera, porque siempre vamos a actuar de la forma en la que nos vemos a nosotros mismos. Para ser de cualquier otra manera, primero tendremos que ver como se forma la imagen personal.
"Quien vence a los demás es fuerte. Quien se vence a si mismo posee la fuerza." LAO TSE


El punto de partida del éxito

 

Tu poder, que es ilimitado, radica en la capacidad para controlar tus pensamientos. Una mente confusa se dirige hacia la enfermedad, la pobreza, las carencias y las limitaciones, en vez de centrarse en la abundancia, la salud y el éxito.
Cada vez que uno quiere algo en la vida tiene que desprenderse de lo que hay entre lo que cree y lo que quiere.
Tu sabes exactamente en tu corazón que quieres, y si escucharas a tu intuición esta te lo diría. La mente te traicionara, pero la intuición nunca lo hará. La intuición es tu conexión con el poder máximo; por tanto, aprender a confiar en ella. La gente puede controlarte a través de la mente, pero jamás podrá hacerlo a través de la intuición.
Creo que cada persona llego a este planeta con una misión. Si escucharas tu intuición, se te revelaría tu propósito o tu misión.






¿Qué es lo que quieres realmente?
Comienza por saber donde quieras ir y ponte a hablar contigo mismo acerca de ello. La autoconversacion, combinada con una imaginación constructiva, son las herramientas más poderosas que puedes utilizar para ir desde donde estas ahora hasta donde quieres estar.


Atraemos aquellas cosas que creemos merecer
Otro motivo por el cual vemos problemas y fracasos en lugar de soluciones u oportunidades es porque no nos sentimos merecedores de ser, hacer o tener las cosas que de verdad deseamos, y el problema es que solo podemos atraer aquellas cosas que creemos merecer. Cuanto mayor sea tu autoestima, mayor será el valor que te darás a ti mismo, mayores las opciones que tendrás y mayores los riesgos que podrás tomar. Cuanto mejor pienses de ti mismo, mas desearan los demás formar parte de tu vida. Querrán ser clientes tuyos o amigos.

Comienza por tomar decisiones
En tanto en cuanto no sepas lo que quieras, nunca te equivocaras, jamás cometerás un error y, por tanto, no te llevaras una decepción. Se nos ha programado desde la infancia para no cometer errores, y siendo indecisos podemos seguir siendo niños.
Es más seguro no tomar decisiones, ser pasivo, infantil, y hacer lo que los demás hacen. Tomar una decisión siempre revela algo acerca de ti. Tomar una decisión les dice a los demás quien eres y, por tanto, es como divulgar un secreto. Si tu propósito en la vida es no revelar quién eres, entonces estarás siempre indeciso.
Otro motivo de la indecisión es el miedo a tener que renunciar a algo. Por ejemplo, si estas deseando tomarte unas vacaciones en Hawái, eso significa que tendrás que renunciar a ir a las Bahamas al mismo tiempo.
Optar por una meta significa que quizás tengas que renunciar a otra si te decides por un camino, vas a tener que renunciar a otros senderos. Significa que no puedes serlo todo, hacerlo todo ni tenerlo todo al mismo tiempo. Significa que no puede complacer a todo el mundo. Cuando tomas una decisión, corres el riesgo de contradecir los valores de otras personas, que pueden verte ahora tal como eres, no de la forma en que quieren que seas. Dicho de otro modo, que no les caigas bien. Asi, no haciendo nada, puedes conservar el cariño y la aprobación de personas muy distintas y con valores contrapuestos, y tu indecisión te lleva a no tener que reconciliar situaciones que, posiblemente, no pueden conciliar.

La fuerza más poderosa del mundo
Tu subconsciente te va a llevar a hacer realidad cualquier cosa que tu creas que es cierta para ti.
Siempre disponemos de la opción de elegir lo que creer. No tenemos por qué quedarnos atascados una y otra vez en creencias viejas e inviables.
Las herramientas que vamos a utilizar para esto son afirmaciones positivas para la autoconversación y visualizaciones.




Afirmaciones y visualizaciones
La visualización o imaginación hace referencia a la capacidad que tiene la mente para verlo todo en imágenes. En esencia, es un pensamiento que se mantiene el tiempo suficiente como para que se envuelva en una imagen mental y emocional consciente. A la visualización se la denomina también a veces "imaginación aplicada", y es una de las herramientas más importantes que podemos utilizar para cambiar la realidad.
Tenemos miles de pensamientos cada día, pero lo que verdaderamente tienen un impacto en nosotros son los que van ligados a emociones. La visualización es el proceso por el cual se toma un pensamiento y se mantiene en la mente el tiempo suficiente como para que la imagen mental evoque una respuesta emocional. Ten en cuenta que pensamiento más emoción dan lugar a convicción, y esta crea la realidad.
Las afirmaciones son ideas y pensamientos de calidad. La calidad de nuestros pensamientos se refleja en la calidad de nuestra vida. De ahí que si elevamos la calidad de nuestros pensamientos, mejoramos en consecuencia la calidad de nuestra vida.

 Decide y cree
Decide lo que quieres y cree que lo vas a conseguir. Recuerda que tú subconsciente está conectado con el ordenador principal o subconsciente universal, de modo que tu mente está configurada de esta manera: decide lo que quieres y cree en tu capacidad para conseguirlo, y tú subconsciente se ocupara de todo lo que haya que hacer para que suceda. Es tan fácil como eso.
No vas a poder empezar en tanto no sepas lo que quieres, de manera que, si no estás seguro, te insto a que confíes en tu intuición. Escucha a tu intuición y ella te lo dirá.
Lo importante es decidir, elegir, algo. Simplemente ponerse en marcha. Si te equivocas, lo descubrirás y podrás hacer correcciones, pero tienes que ser muy especifico. Afirma específicamente que quieres ser, hacer y tener. En cuanto hayas tomado esa decisión, tu subconsciente cambiara de la teoría a la práctica y te ayudara a crear lo que quieres.

La voluntad
 No olvides que tu mejor versión sobresale cuando te enfocas en tus capacidades expuestas con orden, disciplina, constancia y trabajo.
La voluntad es la capacidad de posponer la recompensa y la gratificación instantánea. Una persona con voluntad posee una visión larga de la vida y es capaz de ponerse objetivos concretos y aventurarse para alcanzarlos. La voluntad requiere determinación, decisión y tesón.
La diferencia entre querer y desear radica en eso. El querer precisa de una decisión solida. El deseo busca la posesión o la gratificación de algo de forma inmediata: una comida, una bebida, un deseo sexual o un impulso. Tiene el componente de la rapidez, llena de forma momentánea a la persona, pero no la engrandece.
El "querer" busca un objetivo más lejano, que requiere un plan concreto, bien diseñado y poner esfuerzos continuados para llegar a conseguirlo, es mas pleno porque nos hace crecer como seres humanos.
El orden, la constancia, la perseverancia y el esfuerzo son los motores que impulsan cualquier proyecto o empresa hacia delante.
"El éxito ha de ganarse con la voluntad de querer mejorar, junto al esfuerzo y la dedicación a esta tarea." La energía trasformadora esta dentro de ti.
Si hay algo en nosotros verdaderamente divino es la voluntad. Por ella afirmamos la personalidad, templamos el carácter, desafiamos la adversidad, corregimos el cerebro y nos superamos diariamente.


Fijarse metas y objetivos
Las metas son a largo plazo, los objetivos a corto. Decía Seneca: "No existe viento favorable para quién no sabe adónde va". El que no tiene un plan es esclavo de lo inmediato. Reacciona según impulsos, emociones o sentimientos.
No temas cambiar de metas y objetivos si es necesario para tu salud fisca, mental o para mejorar tu relación de pareja, familia o amistades. Los hábitos y las costumbres asentadas en tu forma de ser tienen una enorme influencia en tu vida. Uno decide cambiar de verdad en las crisis serias, personales, económicas, familiares...o en la enfermedad.
El proyecto de vida parte de tener un foco donde agarrarse y apoyarse. Ten un plan, se realista y sal a buscarlo.

 La pasión
 Hay que dedicarle más tiempo a las cosas que nos hacen realmente felices. (Anónimo)
La pasión no suma, multiplica. Mejora las conexiones neuronales, potencia la neurogenesis- producción de nuevas neuronas- y alarga los telómeros. Hemos sido creados para ser felices, para trasmitir dicha felicidad a otros y compartir las cosas buenas de la vida.
No olvides que en esta vida hay tres clases de personas: los que hacen que las cosas pasen, los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué ha pasado. ¿Quién eres tú?

La fuerza interior
No se requieren títulos para alcanzar posiciones de prestigio, y si una fuerza interior que nos anime a seguir intentándolo. El camino hacia la cima de uno mismo no es un movimiento uniforme ni un viaje en línea recta.
Decía Albert Camus en "El verano": "En medio del invierno descubrí que dentro de mi hay un verano invencible. Y eso me hace feliz. Porque no importa lo duro que el mundo empuje contra mí; en mi interior hay algo más fuerte, algo mejor, empujando de vuelta".

El pensamiento dirige el poder

Cuando tú piensas, el universo se mueve. Esto significa que, si tú pones una idea en el universo, las personas, los lugares y las cosas entraran en tu vida para hacer realidad esa idea. Cuando pensamos, en realidad hacemos que las cosas ocurran.
Esto es equiparable al poder que tiene a tu disposición. Tú puedes disponer del poder máximo del universo, pero el poder tiene también una sabiduría infinita, que es lo que podríamos equiparar con el transformador. Aunque tu Yo Superior este enchufado al poder máximo del universo, este poder dispone también de la sabiduría suficiente como para poner algunos transformadores en medio que lo aíslen, no sea que te llegue demasiada potencia antes de estar preparado y te abrases.


Fórmula del éxito
Recogida del libro de Juan Fueyo "te dirán que es imposible"

Talento + tiempo + Ambición + Concentración en la meta + Suerte = Éxito

Resaltar el tema de la suerte. Suerte es cuando nuestro esfuerzo se encuentra de cara con una serie de factores o personas que hacen posible que alcancemos nuestro objetivo con más facilidad.

Suerte = Preparación + Oportunidad


BIBLIOGRAFIA:
CAÑETE, Curro: El poder de confiar en ti. (2019) ED. Planeta.
FUEYO, Juan: Te dirán que es imposible. (2019). ED. Planeta.




lunes, 6 de mayo de 2019

Descubriendo la Psicología Positiva



Podemos ver las cosas a la luz del alma o a la luz del ego.
A la luz del alma, las cosas adquieren plenitud; a la luz del ego, se vuelven vacías.


Lo que atraigamos, y eso será lo que nos ocurrirá en la vida, estar relacionado con nuestros pensamientos y con nuestras emociones. De ahí la importancia de lo que pensamos y sentimos, de la calidad de nuestros pensamientos y de nuestros sentimientos. Nuestra felicidad depende de ellos, son las dos varitas mágicas que nos han obsequiado al nacer.
Todos sabemos que la cabeza da vueltas y vueltas a los problemas. El corazón se abre a las soluciones. Podemos movernos con la mente y podemos movernos con el corazón, pero podemos hacer algo mucho mejor: unir nuestras mentes con nuestros corazones.
Las emociones positivas
Hay que tener presente que, al contrario de lo que cabria creer, la psicología positiva no es (una psicología) del "buenísmo", donde "todo el mundo es bueno, todo el mundo es amable". La psicología positiva no elude la cuestión del sufrimiento humano ni los medios para ponerle remedio. El sufrimiento forma parte de nosotros; es también lo que hace nuestra riqueza, nuestra complejidad humana. Sin embargo, en lugar de interrogarse únicamente sobre lo que no funciona, la psicología positiva nos propone partir de lo que va bien: de nuestros recursos, de nuestras potencialidades. Y también, por supuesto, invita a ver lo que se puede mejorar.
Las emociones positivas actúan como verdaderos antídotos para nuestras tendencias negativas. Cuando uno aprende a alegrarse de la felicidad de los demás, tiende manos a mostrarse envidioso. Cuando se cultiva la benevolencia, queda menos espacio para el odio. Es lo que Barbara Fredrickson denomina la espiral ascendente. Cuanto más nos focalicemos en la parte positiva de nuestra vida, mas emociones positivas experimentaremos, y estas nos llevaran a reaccionar o actuar positivamente.

 
Diez emociones positivas que nos confieren superpoderes
  • La alegría
¿Qué me pone alegre?
  • El reconocimiento, la gratitud
¿Por qué podría dar las gracias? ¿A cuando se remonta el último impulso de gratitud experimentado? ¿Qué circunstancias o acontecimientos provocaron en mí ese reconocimiento?
  • La serenidad
¿En qué momentos me siento realmente bien, tranquilo y confiado? ¿Qué me procura esa sensación en mi vida?
  • La curiosidad , el interés
¿Qué me intriga, despierta mi curiosidad o me atrae de manera inevitable?
  • La esperanza
¿Cuándo me muestro más optimista respecto al futuro? ¿Cuándo me siento en plena posesión de mis facultades y sé que puedo realizar mis sueños o superar las adversidades?
  • El orgullo
¿De qué me siento orgulloso?
  • La diversión
¿Qué me divierte, me suscita una sonrisa o me hace reír?
  • La inspiración
¿Qué me inspira y me impulsa a superarme?
  • La admiración
¿Qué admiro y me resulta extraordinario?
  • El amor
¿Qué me permite sentir amor? ¿Qué me produce la sensación de ser amado o me suscita el irresistible deseo de amar?
 
Optimismo inteligente, (María Dolores Avia y Carmelo Vázquez)
Dice Seligman, que la psicología positiva, la ciencia social positiva que vislumbro para el siglo XXI , tendrá como una útil consecuencia indirecta la posibilidad de prevenir las enfermedades mentales graves, puesto que hay una serie de características positivas humanas que muy probablemente protegen contra la enfermedad mental: la valentía, el optimismo, las habilidades interpersonales, el trabajo, la ética, la esperanza, la responsabilidad, la honestidad o la perseverancia, por nombrar unas cuantas. Pero también tendrá como efecto directo el poder comprender científicamente como desarrollar capacidades y virtudes cívicas personales y como alcanzar lo mejor de la vida.
El ser humano es un ser intrínsecamente social. Como nos han enseñado los psicólogos evolutivos, al menos desde Vigostky, una buena parte de nuestro comportamiento y nuestra actividad mental se centran, desde edades muy tempranas, en la interacción con los demás. Incluso a los pocos días de nacer ya se observan conductas en el bebe (mirar a los ojos de la madre que le amamanta o efectuar sonrisas sin finalidad aparente) que tienen el claro objetivo de incrementar el apego mutuo entre en el recién nacido y los que le rodean.
La felicidad "socializada" prevalece sobre la felicidad "autista".
Bienestar, satisfacción con la vida, felicidad, calidad de vida y optimismo.
Hasta ahora nos hemos estado refiriendo a conceptos que guardan entre sí mucha relación, pero que no son del todo equivalentes. Para empezar, hay que distinguir entre emociones positivas y estado de ánimo, humor o tono afectivo positivos. Estos últimos términos se refieren a estados anímicos que tienen menos intensidad y más duración que las emociones y, sobre todo, son más globales y difusos. Una diferencia fundamental entre ambos es que los estados anímicos no están relacionados necesariamente con un objeto manifiesto (así, un día determinado uno se siente de buen o de mal humor, sin razón aparente), mientras que las emociones, que desde luego son también estados afectivos, están ligadas a un objeto identificable - e que determina su amor o su odio, por ejemplo - y además tienen como característica fundamental la de predisponer al individuo a realizar acciones congruentes con ellas (como aproximarse al objeto amado, vengarse o simplemente rehuir al que se odia). Esta primera distinción es importante porque afecta, a su vez, a otras: por ejemplo, al concepto, actualmente muy utilizado, de bienestar subjetivo.

Al fin y al cabo, la felicidad
A veces pienso que las personas no se acaban de creer que eso de la felicidad existe. A lo sumo un día bueno. A lo sumo unas horitas de subidón. A lo sumo el tiempo de alcanzar un deseo. Pero de verdad, de verdad, no nos lo acabamos de creer. Generalizando adrede, preferimos sostenernos en la red de la preocupación. Preferimos sufrir un poco más pero no morir de éxito. Preferimos construir miedos como muros de seguridad antes que hacer cometas de libertad. Preferimos mas aguantar que lanzar. Preferimos mas tragar que expresar. Preferimos dar más que recibir. Preferimos mas hablar que escuchar. Preferimos que los demás vayan delante y nosotros atrás. Preferimos estar mal acompañados que solos. En fin, que no nos creemos que podamos ser felices incluso a pesar de todo. Sera por eso que leemos tanto sobre la felicidad y en cambio la practicamos tan poco.
Por todo ello le diría a mi amigo Amadeu que la ilusión, más que la esperanza, es lo más parecido a la felicidad. Porque es en la ilusión de llegar a ser felices donde encontramos la felicidad. Como también metaforiza Eduard Punset "la felicidad está escondida en la sala de espera de la felicidad". Es lo que el poeta Konstantinus Kavafis intuyo: "Cuando partas hacia Ítaca pide que tu camino sea largo y rico en aventuras y conocimiento...no apresures el viaje, mejor que dure muchos años y viejo seas cuando a ella llegues, rico con lo que has ganado en el camino sin esperar que Ítaca te recompense". Tú eres quien hace el viaje y de ti depende la ilusión con que lo vivas. En cambio si esperas, puedes desesperarte.
Cinco verdades sobre el miedo, según Susan Jefferson:
1. El miedo nunca desaparecerá mientras siga creciendo.
2. La única manera de liberarse a hacer algo es hacerlo.
3. La única manera de sentirme mejor es enfrentarlo.
4. No soy único sintiendo miedo, les pasa igual a todos los demás.
5. Vencer el miedo asusta menos que convivir con un miedo subyacente que proviene de la impotencia.

Tu misión de vida

Según el doctor Christophe Faure, "tu vocación consiste en ser llamado por tu corazón y tratar de darle voz". Nada mejor que utilizar el corazón a modo de brújula para que nos guie hacia lo que es bueno para nosotros y lo que debemos realizar en esta vida. Seguir la vía de nuestro corazón podría procúranos mayor felicidad, pero también permitirnos gozar de mejor salud y vivir más tiempo.
Entre las personas con mayor riesgo de deceso, cuya misión de vida era claramente menos significativa, aparecían con regularidad estos tres enunciados:
  • "tengo la sensación de que ya he hecho cuanto debía de hacer en la vida".
  • "Antes me fijaba objetivos, pero ahora me digo que es una pérdida de tiempo."
  • "Mis actividades cotidianas me parecen insignificantes y sin importancia."
A la luz de dichos resultados, si deseamos vivir más tiempo, tengamos en mente que es importante fijarse objetivos, alimentar la sensación de que todavía hay cosas que hacer y que nuestra vida. Tiene valor.
Tal vez te preguntes: "pero ¿cuál es mi misión de vida?" y con razón, porque no siempre es fácil identificarla, sobre todo si hace varios años que te has perdido de vista...
Ante todo, debes saber que la misión de vida puede ser percibida como una intención profunda. ¿Qué cosas buenas haces ya en tu vida? ¿Qué te planteas realizar a lo largo de tu existencia? ¿Qué deseas dejar como huella de tu paso por este mundo? Preguntas todas ellas susceptibles de mover a reflexión.
La psicología positiva propone tres preguntas para ayudar a cualquier persona a discernir lo que podría ser su misión de vida y, sobre todo, para servirle de chispa a la hora de dar sentido a su vida.
Estas son las tres preguntas:
  1. ¿Qué es realmente importante para ti?
  2. ¿Qué te procura placer y te permite sentirte feliz?
  3. ¿cuáles son tus fortalezas y tus recursos?


También podrías encontrar tu misión o propósito de vida utilizando el modelo SFM de Robert Dilt (En programación neurolingüística) este sugiere que lleves un diario en el que anotes diversas respuestas a las preguntas siguientes, concernientes a las cinco dimensiones de tus objetivos de vida: pasión, visión, misión, ambición y papel:
Tu pasión: ¿Qué te anima, que te da la sensación de estar más vivo? ¿Cuál es tu sueño? ¿Qué harías con tu vida si no tuvieras que trabajar por un sueldo? ¿Qué te hace sentir feliz?
Tu visión: ¿Qué es lo que la energía de tu pasión te da ganas de cambiar en el mundo? ¿Qué querrías ver en mayor o en menor medida en tu entorno? ¿Qué podría cambiar el mundo que te rodea? ¿Qué necesitarían quienes te rodean para sentirse más felices, mas realizados?
Tu misión: ¿Cuál puede ser tu contribución única, sea de escasa o de suma importancia, a la realización de tu visión? ¿Cuál es la cualidad especial que posees y que querrías poner al servicio de los demás?
Tu ambición: ¿Qué quieres conseguir que sea importante para ti en la vida? ¿Qué estatus, ingresos o titulo desearías obtener?
Tu papel: ¿Qué tipo de persona necesitas ser para realizar tu ambición de la mejor manera posible? Conociendo tu identidad de rol (por ejemplo, madre de familia, explorador, científico, coach), ¿a quién necesitas acercarte para realizar del mejor modo posible tu pasión y tu misión?
A continuación intenta ver si se perfila un hilo conductor en todo ello. Sigue haciéndote las preguntas hasta que todo se vuelva más claro en tu mente.
Eres más que tus pensamientos
Debes comprender que no debes hacer tanto caso a tus pensamientos, porque son cambiantes, están influidos por muchísimos factores ¡e incluso puedes observarlos!.
Tu cerebro piensa a veces unas cosas y luego otras. Y, a su vez, lo que piensas está influido por tu estado emocional en ese momento, por tus condicionamientos del pasado, por tus creencias, por tu cultura, por tu entorno y, quizá, incluso por tus antepasados.
No eres tus pensamientos, sino quien los observa. Recuerda: quien se identifica con sus pensamientos, creyéndose que es lo que piensa, sufre muchísimo a lo largo de su vida.
 
Amate a ti mismo
"Amarse a sí mismo es el comienzo de un romance eterno".
Empieza por quererte a ti, pues no podrás amar a nadie si no te amas a ti mismo. Por amor no tienes que renunciar a nada, ni a tus amigos, ni a tu talento, ni a tus gustos. El amor suma, no resta.
Nos dice Alejandro Jodorowsky, "para amar hace falta emprender un trabajo interior que solo la soledad hace posible. Un trabajo que requiere ser valiente y atreverse a mirar lo que hay dentro de uno. Si huimos de la soledad como si fuera el mismo diablo, no podemos conocernos, y quien no se conoce no puede amarse."
Si Sócrates decía: "conócete a ti mismo", el buda dijo: "amate a ti mismo". Estas dos ideas pueden parecer distintas, incluso opuestas. De alguna manera, una seria como la trompa y otra como la cola del mismo elefante. Pero los sabios nos han enseñado que conocer es amar y que amar es conocer. Conocimiento sin amor es lo que Rabelais llamaba "ciencia sin consciencia", que es "la ruina del alma". Amor sin conocimiento es amor ciego. Decía Oscar Wilde que "amarse a sí mismo es el comienzo de un romance eterno". Y la vida es una historia de amor eterna cuando hemos aprendida a amarnos a nosotros mismos, porque recibimos amor en la medida en que lo damos. Y solo podemos dar amor en la medida en que nos amamos a nosotros mismos.
Afirman los poetas que el amor es el alimento del alma. Sin este alimento, el alma esta triste y débil pero amar no es una actitud, un negocio o una formalidad; amar es un estado del alma. Hemos hablado de dar las gracias. Agradecer alimenta el amor. Cuando nos amamos a nosotros mismos, va apareciendo una felicidad que acaba desbordándonos y alcanzando a los que nos rodean. El amor, por uno mismo y por los demás, es algo indispensable para estar feliz.
"Solo podemos dar amor en la medida en que nos amamos a nosotros mismos."
 
Confía en la vida, todo irá bien
La vida nos ayuda cuando estamos dispuestos a dar el siguiente paso, a no mirar para otro lado y a aceptar las cosas tal y como son en este momento. Sin miedo. Sin quejas. Sin reproches. Sin culpas.
Se que dentro de nosotros hay un poder que puede trasformar cualquier cosa en nuestro interior en cuestión de segundos, pero para que algo así ocurra tenemos que confiar ciegamente en ese poder y saber que es posible.
"Es importante recordar que todos tenemos magia dentro de nosotros".
J. K. Rowling
"Mama decía que hay milagros todos los días. Mucha gente no se lo cree, pero es verdad". FORREST GUMP


La magia existe, pero para verla y experimentarla tienes que creer en ella.
En la vida hay una fuerza invisible que nos une a todos, que lo conecta todo y que lo sabe todo. Esa fuerza está en todas las partes, también dentro de ti. Pero para poder verla, utilizarla y disfrutarla, tienes que ser consciente de ella, porque, de lo contrario, es como si no estuviera. Y ese conocimiento es lo único que nos diferencia a unos seres humanos de otros. Todos somos magos, pero hay mucha diferencia entre serlo y saber que lo eres.
Y recuerda que la vida es un viaje de aprendizaje infinito y no hay viaje sin movimiento. Mientras aprendes, estás vivo.

 
Reflexión
"Antes, cuando pensaba en mis defectos, en todo lo que debía hacer por mi misma para hacerme más valiosa como persona, me desesperaba tanto que acababa en la cama, tapándome con una sabana hasta la cabeza, y desenado no despertar jamás. Ahora, en cambio, cuando pienso en algunas cosas que desearía pulir me digo que todo llegara. Me siento muy alegre cuando me veo a mi misma diciéndome: "Tranquila, todo llegara." ¡Sentir alegría por algo que todavía no he hecho es algo inaudito en mí! Antes solo era capaz de ver lo que no era y deseaba ser, pero al percibir mis carencias y errores me sentía totalmente desvalida, un ser sin valor alguno. Ahora, en cambio, mi valor no varía si hay aspectos en mí, digamos, imperfectos. Miro lo que deseo cambiar, pero a la vez hago balance de todo lo que ya he hecho, y eso me hace amarme más, me enorgullezco de todos mis logros, aun cuando son pequeños, incompletos e insuficientes. Cada paso, por insignificante que parezca, es para mí un éxito porque significa que hago algo positivo que antes no hacía. Por tanto, cada pequeño cambio que produzco en mi actitud me hace un poco mejor que antes, cuando simplemente me limitaba a refugiarme en la oscuridad de mi cuarto."
Tenía tantas cosas que nunca me dedique a ninguna. Que malo es acumular y poder hacerlo. Pierdes el sentido de la vida y aquello que seguro te haría feliz.


Todo ser humano tiene la libertad de cambiar en cualquier momento
VITOR FRANKL
Reflexión de Rosa Martínez
Hace tiempo que voy con el mapa en las manos. Al mirarlo reconozco los lugares por donde he pasado, los lugares en los que he vivido, las personas conocidas. Me sorprendo a veces del camino realizado; del atrevimiento de algunos momentos; de los grandes retos; de los cambios de sentido; de las curvas; de as grandes pausas. Siento de nuevo, ante el mapa dibujado, las viejas sensaciones y sentimientos, los miedos y alegrías, la tristeza, el decaimiento y el coraje. A medida que ando, voy dibujando mi mapa.
Me encuentro navegando por un rio, el de mi vida, a veces amplio y sereno, a veces de aguas bravas. Ahora navegando con remos, ahora con motor. Bajo el sol, la lluvia, vientos, frio y calor. Y cada día, una vez hecho el trayecto me acerco a las riberas. En la ribera derecha encuentro los amigos que me esperan, las relaciones, el arte, los museos, los libros. Allí acerco la barca y construyo un espacio frondoso y lleno de estímulos. En la ribera izquierda encuentro un desierto acogedor y solitario. Un mar de arena inacabable, lleno de huelas de lo que ya han hecho el camino. Ando por el atardecer en silencio.
Empiezo a pensar que cada día es nuevo, el punto de partida siempre es nuevo. Cada día, cada momento puedo decidir desde donde partir, a donde ir, por donde ir, con que equipaje y con quien quiero ir. A menudo veo lugares que me gustan, a los que puedo legar con facilidad. Veo otros que me ilusionan, aunque el camino está poco marcado. Tendré que hacer caso a mi intuición. Tendré que hacer caso a mi experiencia y coraje para apartarme de aquellos lugares que quiero evitar. Me dan miedo los pozos (quedarme a oscuras), las trampas escondidas (los engaños), sentirme perdida (no saber hacia dónde ir). Las posadas donde duermes días y días (dejar de vivir), las prisiones (sentirme atada) a veces siento que querría dejar por un tiempo la barca, cansada de pasar de una ribera a la otra. Si quiero volver al rio, no puedo adentrarme demasiado en los jardines o los desiertos.
En todo este caminar hay caminos señalizados, avisos de gente que ya han hecho el camino, de gente que vive aposentada en su paisaje particular, que se va quedando atrás en el viaje, gente que me acompaña en algunos trayectos, la gente del desierto y del jardín, la gente del rio...
Busco puentes. Busco un delta.

Bibliografía
  • "Descontrólate", libro de Xavier Guix
  • RAMON GAJA (bienestar, autoestima y felicidad)
  • Optimismo inteligente, (María Dolores Avia y Carmelo Vázquez)
  • "El poder de confiar en ti" libro de Curro cañete.