lunes, 16 de enero de 2017

Relaciones Intergeneracionales



La soledad y el aislamiento son unas de las “dolencias” que más padecen las personas mayores. El ritmo de actividad y la moderna organización familiar no son favorables ni a la vida en común ni a compartir siquiera ratos de conversación de calidad. Alguna discapacidad mental o física, la dificultad para ver o para oír, puede ser un factor más en el aislamiento. Pero hay muchas personas mayores que están en plenitud de facultades y aun así se quedan al margen de las conversaciones, risas y bromas de todo el grupo. Y es que además del salto generacional, la llamada brecha digital acaba de separar a personas que viven en mundos distintos a pesar de encontrarse bajo el mismo techo.
El ser humano es un ser social por naturaleza”. Esta idea, que fue introducida por el filósofo Aristóteles en tiempos remotos sigue muy presente en la actualidad. Las relaciones sociales y el intercambio de apoyo social son una parte fundamental de nuestro día a día cuando vivimos en sociedad.
El apoyo social fue definido por Kahn y Antonucci (1980, pp. 267) como: “las interacciones interpersonales que incluyen uno o más de los siguientes elementos-clave: afecto, afirmación y ayuda”. En otras palabras, el apoyo social se da cuando una persona:
  1. Expresa admiración, respeto o amor hacia la otra (afecto);
  2. Demuestra que está de acuerdo con el otro, que sus actos u opiniones son correctas (afirmación); o
  3. Le ofrece algún tipo de información o/y ayuda material o económica (ayuda).
En España, la mayor parte del apoyo social que reciben las personas mayores proviene de sus familiares, amigos o vecinos (Rogero-García, 2009), siendo su principal fuente de apoyo los hijos, seguidos del cónyuge (Solé-Auró y Crimmins, 2014).
Hemos pasado de una cultura que respetaba y valoraba la experiencia de los ancianos a una cultura que exalta la juventud, la novedad, la tecnología y la velocidad. A veces ni tan sólo el estilo de vida o los valores son comunes.
La primera condición para que estas personas mayores se sientan bien entre gente más joven es demostrarles que ni resultan un estorbo, ni los ignoramos ni queremos que sean diferentes a cómo son. La comprensión y la empatía son las bases para cualquier relación y en este caso consistirán en ser pacientes y generosos. Los abuelos necesitan nuestra complicidad, nuestra atención, el cariño de todos.
Disfrutar de las distintas etapas de la vida juntos, una gran experiencia. Nietos y abuelos se necesitan mutuamente. Se refuerzan vínculos afectivos y se intercambian habilidades y conocimientos. Hay que facilitar y potenciar este contacto.

Temas de conversación:

La gente mayor suele tener curiosidad por lo nuevo y quiere estar al día pero a veces el tema no le resulta familiar y le cuesta comprender. Cuando pasa esto, tiende a desconectar.

La distancia emocional y el trato:

El mejor antídoto contra la distancia emocional es un lenguaje corporal cálido: el tacto cariñoso, una mano encima del hombro, un abrazo, un beso. Y no ser tacaños en caricias verbales: hablarles en positivo, comentar su buen aspecto o elogiar alguna habilidad, iniciar conversaciones que les puedan interesar… Habrá que facilitar la comprensión si es necesario: articular bien y hablar alto y despacio.
Adultos y niños se enriquecen mutuamente Una actitud atenta y cariñosa en estos momentos de convivencia y celebraciones es una forma de agradecerles todo lo que han hecho por nosotros y por la sociedad en la que les tocó vivir. La historia se nutre del pasado, sin pasado no hay presente; sin las generaciones anteriores no seríamos lo que hoy somos. Sólo por esto, cada persona mayor, cada abuelo, merece un enorme respeto.
No hay ejemplo mejor, además, para nuestros hijos jóvenes que la gratitud hacia nuestros progenitores, por todo lo que nos han dado, por todo lo que han luchado.
En general, las personas de la tercera edad son más tolerantes a los defectos de sus amigos y seres queridos. Siempre están dispuestas a compartir su sabiduría y experiencia con los jóvenes, así como también aconsejarles qué cosas valen la pena en realidad y cuáles son una pérdida de tiempo.
Siempre pedimos consejos a nuestros padres y abuelos, les pedimos sus recetas o simplemente queremos que nos abracen. Es muy importante recordar cuánto tiempo nos han dedicado y nos siguen dedicando y cuánta atención y cariño necesitan. Solo un par de horas a la semana, una llamada telefónica al día, y aumentarás varias veces sus probabilidades de vivir una vida más larga y feliz.


Entre jóvenes y mayores
Las relaciones entre jóvenes y mayores son más conflictivas de lo deseable. El salto generacional dificulta a menudo la comunicación e impide el entendimiento. Por este motivo, los espacios intergeneracionales son cada vez más frecuentes. Se organizan actividades conjuntas para que unos y otros se conozcan y, sobre todo, para que se entiendan. Viven el mismo momento, pero de manera diferente. Mayores y jóvenes comparten escenario, pero no guión. Por ello, las prácticas intergeneracionales tienen la misión de ponerles en contacto.
Las actividades intergeneracionales son aquellas que tienen como objetivo incrementar la cooperación e interacción entre dos generaciones a partir del intercambio de experiencias y conocimiento.
 
Beneficios de las relaciones intergeneracionales:
Los beneficios derivados de estos programas son recíprocos, todas las generaciones implicadas en el programa obtienen beneficios.
Mayores
Las personas mayores que participan en programas intergeneracionales se sienten más felices que otro de su misma edad y condiciones de salud. Algunas investigaciones han mostrado que el incremento en la actividad física, cognitiva y social que se obtiene a partir de los programas intergeneracionales puede ayudar a mejorar la salud para la población que envejece y mejorar el aprendizaje en los más jóvenes.
Otras investigaciones indican que la participación en interacciones intergeneracionales posibilita experiencias placenteras para las personas mayores y mejora su autoimagen, su identidad, al incrementar su sentimiento de ser útiles para los demás. Incluso personas mayores que se encuentran en centros residenciales, personas dependientes, pueden participar en programas intergeneracionales y beneficiarse de este tipo de interacciones, aumentando su movilidad, la interacción social y reduciendo sus tiempos de sueño o somnolencia.
Las personas mayores implicadas en actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros mayores de su misma edad y el incremento en la actividad física, cognitiva y social que se obtiene a partir de estas  actividades puede ayudar a mejorar la salud para la población que envejece y fomentar el aprendizaje en los más jóvenes.
Estas beneficiosas relaciones cubren ciertas necesidades como pueden ser en las personas mayores educar, enseñar, transmitir valores y costumbres culturales o dejar un legado.
Los mayores pueden aprender nuevas tecnologías, pueden ayudar a los niños a mejorar sus habilidades lectoras, compartir cariño y amistad con las generaciones más jóvenes, proporcionar experiencias de aprendizaje para los jóvenes.
Las investigaciones realizadas desde la psicología muestran que las personas mayores que están en contacto continuado con generaciones más jóvenes experimentan muchos beneficios cognitivos, incluyendo entre otros, una reducción en las pérdidas de memoria, en la sintomatología depresiva, en los sentimientos de soledad y aislamiento y un incremento en la satisfacción con la vida.
Para el colectivo de personas mayores, estas interacciones posibilitan experiencias placenteras y mejora su autoimagen, su identidad, al incrementar su sentimiento de ser útiles para los demás. Pueden aprender nuevas tecnologías, pueden ayudar a los niños a mejorar sus habilidades lectoras, compartir cariño y amistad con las generaciones más jóvenes, proporcionar experiencias de aprendizaje para los jóvenes.
Otras investigaciones efectuadas desde la psicología muestran que las personas mayores que están en contacto continuado con generaciones más jóvenes experimentan muchos beneficios cognitivos, incluyendo entre otros, una reducción en las pérdidas de memoria, en la sintomatología depresiva, en los sentimientos de soledad y aislamiento y un incremento en la satisfacción con la vida.
Niños y jóvenes:
Los niños y jóvenes obtienen también beneficios positivos en su participación en programas intergeneracionales: mejoran sus habilidades sociales, sobre todo la empatía y la tolerancia hacia el diferente, obtienen mejores resultados académicos y tienen menos peligro de participar en comportamientos de riesgo social.
En los menores, se cubren necesidades como ser cuidado, tener identidad cultural, modelos positivos, aprender del pasado, etc.
De igual modo, ponen de manifiesto que los niños que no interactúan con personas mayores, tendrán mayores dificultades para entenderlos. A mayor cercanía y familiaridad entre niños y mayores, mayor conocimiento mutuo y percepciones más adecuadas y menos sesgadas. De modo que cuanto antes se desarrollen relaciones positivas entre niños y mayores, menos probabilidad de que al crecer desarrollen una percepción negativa de las personas con más edad.
Ambos
Además, las relaciones intergeneracionales proporcionan algo que no se puede conseguir en ningún otro lugar. Estas relaciones conectan a unos y a otros con el pasado, con el futuro y con el fluir de la vida. Cuando niños y jóvenes tienen relaciones cercanas con personas mayores, los más jóvenes tienen una mejor autoestima y un mayor conocimiento de sí mismos. Los mayores que participan en actividades con niños y jóvenes pueden afrontar mejor el estrés, tolerar mejor la frustración y tener una mayor perspectiva de los acontecimientos, siendo capaces de analizarlos mejor y de manera más objetiva.
Beneficios:
  • Proporcionar una oportunidad para que ambos aprendan nuevas habilidades
  • Ayudar a aliviar miedos que los niños o jóvenes pueden tener sobre la vejez y el envejecimiento
  • Ayudar a los niños o jóvenes a entender su propio envejecimiento, a conocer y aceptar los cambios en su propio cuerpo, que llegarán
  • Rejuvenecer y energizar a los más mayores
  • Ayudar a reducir la sintomatología depresiva en los mayores
  • Reducir el aislamiento de los mayores.
  • Ofrece a niños o jóvenes y mayores un sentido de utilidad a sus vidas.
¿Qué beneficios obtienen las personas mayores?
Los programas se centran en personas mayores que ofrecen servicios a jóvenes o niños, jóvenes que ofrecen servicios a mayores y jóvenes y mayores que ofrecen servicios a la comunidad.
Los beneficios de las relaciones intergeneracionales en las personas mayores pueden ser:
  1. Mejora de la autoestima.
  2. Cambios en estado de ánimo y aumento de vitalidad.
  3. Disminución de aislamiento y sentimiento de soledad.
  4. Aumento de oportunidades en acompañamiento.
  5. Integración en vida comunitaria.
  6. Seguir aprendiendo.
¿Cuáles son los objetivos?
Los programas intergeneracionales aumentan la interacción, cooperación e intercambio entre personas de distinta generación. Con estos programas se consigue compartir habilidades, conocimientos y experiencias entre jóvenes y mayores. Sus objetivos son:
  • Promover el envejecimiento activo, la solidaridad intergeneracional y la vitalidad y dignidad de todas las personas, y esforzarse más por movilizar el potencial de las personas mayores.
  • Perseguir objetivos específicos en relación con el envejecimiento activo y la solidaridad entre las generaciones.
  • Promover actividades que sirvan para luchar contra la discriminación por razón de edad, superar los estereotipos relacionados con la edad.



  1. PROYECTOS
     
    El intercambio intergeneracional como nueva forma de convivencia solidaria
Existen muchos motivos por los cuales las personas mayores no quieren dejar su hogar:
  • El apego a la vivienda propia.
  • La permanencia en su entorno social.
  • Libertad para programar su actividad diaria, etc.
Como respuesta a esta situación están surgiendo nuevas formas de convivencia. Una iniciativa muy interesante es la que promueve en Madrid la Fundación Diversitas y la Asociación Provivienda: Compartiendo Casa, Compartiendo Vida.
Se trata de un proyecto de intercambio intergeneracional que ofrece una alternativa a los mayores que viven solos a través de la convivencia en sus hogares con personas que no tienen acceso a una vivienda; proporcionándoles un alojamiento digno y adecuado a sus necesidades y posibilidades.
Consiste en que la persona mayor ofrece su vivienda habitual para compartirla con familias o personas que, por alguna razón, tienen dificultades para acceder a una vivienda en el mercado libre del alquiler.  A cambio del alojamiento, la persona o personas que entran a vivir en la casa acompañarán en el hogar y ayudarán a la persona mayor en sus tareas diarias, creándose un espacio de convivencia beneficioso para ambas partes:
Por un lado, se facilita el acceso a la vivienda a personas o familias en situación de vulnerabilidad social.
Por otro lado, se mejora la calidad de vida de las personas mayores.
La finalidad de esta actividad de intercambio intergeneracional es aprovechar las potencialidades de ambos grupos de población y desarrollar un espíritu solidario, fomentando la creación de vínculos de apoyo intergeneracional e intercultural. Siendo las personas destinatarias del proyecto las siguientes:
  • Personas mayores de 65 años que viven solas.
  • Personas que, aunque cuentan con ingresos propios para la cobertura de las necesidades básicas, tienen dificultad para alquilar una vivienda debido a la precariedad de los ingresos.
La convivencia se desarrolla a través de un marco jurídico en el que se garantizan las condiciones de la misma (duración de la convivencia, mantenimiento y conservación de la vivienda, funciones de acompañamiento a la persona mayor, etc.).
Este proyecto es un ejemplo de iniciativa que promueve y fortalece las relaciones solidarias entre las generaciones, teniendo presentes las necesidades específicas de los más mayores y de las personas de otras edades.
Afortunadamente, cada vez más se están poniendo en marcha intervenciones dirigidas a promover el intercambio del apoyo intergeneracional fuera del ámbito familiar. Un ejemplo de ello es el proyecto Present Perfect, que se presenta en un documental con estreno previsto para el año 2017. En una ciudad de los Estados Unidos, los residentes de una residencia para personas mayores conviven y comparten actividades cotidianas con los niños que frecuentan una guardería ubicada en el mismo edificio.
En España también existen algunos proyectos intergeneracionales muy interesantes, como es el caso del Proyecto Smile Connect, que utiliza las nuevas tecnologías para acercar las personas mayores a los jóvenes extranjeros que vienen a España a estudiar. Por medio de videollamadas, las personas mayores charlan con los estudiantes, permitiendo que ellos practiquen el castellano y, a la vez, reforzando la autoestima de las personas mayores, que se sienten más valoradas.
También cabe destacar los programas de voluntariado de la fundación Adopta un Abuelo y el organizado por la fundación Amigos de los Mayores, llamado Grandes Vecinos. Ambos promueven el encuentro entre personas mayores en situación de vulnerabilidad y personas más jóvenes para que les hagan compañía y les ofrezcan alguna ayuda puntual.
En el caso de Adopta un Abuelo, la persona que quiera dedicar algunas horas de su tiempo y visitar a una persona mayor en las residencias que participan en el proyecto debe apuntarse a través de su página web. Actualmente, el proyecto se ha puesto en marcha en Madrid, Granada y Santander.
El proyecto Grandes Vecinos, inspirado en las redes sociales, tiene como objetivo promover el espíritu de solidaridad vecinal al poner en contacto las personas mayores que viven en sus domicilios con los vecinos que viven en el mismo barrio
ENLACES DE INTERÉS:
El País: Adoptado a los 86 años (16 de octubre de 2016).
QMayor: Videollamadas que emocionan a dos generaciones (15 de septiembre de 2015). http://www.qmayor.com/tecnologia/videollamadas-que-emocionan-a-dos-generaciones/
Grandes Vecinos, solidaridad entre vecinos contra la soledad de las personas mayores (Completo):
 https://www.youtube.com/watch?v=w9810wKz0c0

lunes, 19 de diciembre de 2016

Deterioro de la memoria en las personas mayores



Todos sufrimos algún tipo de dificultad con la memoria cuando alcanzamos la mediana edad.
Ahora bien, no hay que preocuparse mucho. Que te olvides dos veces del lugar donde pusiste las llaves no significa que tengas que ir colocando etiquetas y recordatorios en los armarios. La pérdida de la memoria no es una consecuencia inevitable del paso de los años. Nuestro cerebro puede defenderse. Podemos utilizar herramientas para mejorar el comportamiento de nuestra memoria y posponer, incluso prevenir, un futuro deterioro de la misma.
Y ésta es la idea de este trabajo, tocar de manera breve el deterioro cognitivo, facilitaros una serie de artículos relacionados y proporcionaros una serie de ejercicios para trabajar la pérdida de memoria.

 
Del libro del DR. Gary Small. "La Biblia de la Memoria"
Cuando se llega a cierta edad Algunas personas se preguntan si es demasiado tarde o demasiado pronto para hacer frente a este proceso de envejecimiento del cerebro. Dice Gary Small: que Nunca es demasiado tarde o demasiado pronto para empezar a combatir el envejecimiento del cerebro. Aún si algún día la ciencia encuentra una manera de reponer las células perdidas del cerebro, los científicos están de acuerdo en que siempre será más fácil prevenir la pérdida de memoria que restaurarla.
Tu cerebro nunca rejuvenecerá, pero sí puede mejorar sensiblemente, así que cuanto antes enfrentemos el problema, seguro que será un buen estimulo para aumentar nuestra calidad de vida.
¿Qué es la memoria?
La memoria es- un pensamiento, una imagen, sensación o sentimiento-, guardado en algún lugar del archivo o de los ficheros cerebrales y disponible para recuperarlo en el momento en que lo necesitemos.

Los cambios que los años producen en la memoria
A medida que pasan los años, todos experimentamos algo de falta de memoria. Hay diferencias en el grado en que se producen esos cambios, en la medida en que nos preocupan y en los pasos que damos para buscar soluciones al respecto.
Cuando llegamos a los treinta o los cuarenta, es bastante común escuchar quejas sobre esos fallos de memoria llamados "normales".
Las personas de mediana edad y la gente mayor suelen percibir sus dificultades para recordar:
  • Nombres de personas.
  • Fechas importantes.
  • Ubicación de objetos domésticos.
  • Citas y compromisos.
  • Información.
El deterioro cognitivo es algo normal con el paso de los años, siempre y cuando éste no sobrepase los límites de lo patológico. Aunque estos limites están formados por líneas confusas en las que es muy complicado establecer un punto de corte concreto que diferencie lo sano de lo patológico.
Un anciano sin demencia, ante todo, tendrá una velocidad de procesamiento menor que un joven, lo cual influirá en aspectos como la recuperación de la información o en la asimilación del material presentado por primera vez.
Aunque diferenciando tipos de memoria, cabe decir que en el envejecimiento normal no se ven deteriorados ni el recuerdo de los sucesos lejanos, ni el conocimiento del mundo acumulado a lo largo de su historia, ni las habilidades que se han practicado mucho.
Los olvidos, crean un sentimiento de pérdida de control sobre el propio comportamiento, así como una inmediata atribución a la edad.
Una gran mayoría de expertos se muestra de acuerdo que a partir de los 65 años de edad se producen deterioros en la memoria, pero también dicen que se pueden aprender cosas nuevas. Por lo que se recomienda mejorar las habilidades con programas de estimulación y el aprendizaje de diferentes estrategias.
El entrenamiento de la memoria es, de hecho, una forma de estimulación mental concentrada, que permite recuperar en muy poco tiempo una buena parte de la memoria. Aún si a largo plazo el entrenamiento de la memoria no previniera la enfermedad de Alzheimer, es seguro que mejorará tu capacidad de memoria actual. Es perfectamente posible. Uno de los mayores beneficios del entrenamiento de la memoria es que nos ofrece herramientas para utilizar a lo largo de nuestras vidas. Si dominamos las técnicas rápidamente, tendremos mayores posibilidades de hacer frente a las pérdidas de memoria que podrían producirse en el futuro.
¿En qué consiste la estimulación cognitiva?
Según López y Ariño (2002), consiste en la rehabilitación como proceso a través del cual las personas que están discapacitadas, debido a una enfermedad o lesión trabajan junto a profesionales, familia, miembros de una amplia comunidad para alcanzar el estado máximo de bienestar físico, psicológico, social y vocacional posible. Por lo que se busca alcanzar una mejoría a nivel emocional, ya que se entrena a las personas a reutilizar habilidades instauradas, (tanto mentales como sociales), ya olvidadas y a ejercitar la utilización de recursos externos, manteniendo durante más tiempo las habilidades conservadas y retrasando su pérdida definitiva.
La definición de lo que es la estimulación cognitiva, indica que ésta no solamente se centra en la parte cognitiva, sino que aborda otros factores de relevancia dentro del ser humano, tales como la afectividad, lo conductual, lo social, lo familiar y lo biológico, buscándose intervenir a la persona adulta mayor de forma integral.
Recuerde: "Todo lo que se ejercita, se mejora; todo lo que no se ejercita, se pierde"
Algunos artículos relacionados:
http://haciaunavejezdigna.blogspot.com.es/2014/10/pon-punto-tu-cerebro-algunas.html
http://haciaunavejezdigna.blogspot.com.es/2014/10/pon-punto-tu-cerebro-algunas_27.html
http://haciaunavejezdigna.blogspot.com.es/2014/11/un-botiquin-de-primeros-auxilios-para.html
Escoge un estilo de vida que proteja tu cerebro
Envejecer bien no sólo implica el hecho de vivir más, sino de vivir mejor, evitando las enfermedades, manteniéndose en actividad y conservando una óptima salud física y mental.
El estado de nuestra salud y vitalidad durante el proceso de envejecimiento está en función directa del estilo de vivir que hemos escogido en épocas anteriores. Éste es un factor más determinante que la herencia o la genética. Aquello que está programado por nuestro código genético individual representa sólo un tercio de los aspectos determinantes de un buen envejecimiento. Los otros dos tercios son el resultado del medio ambiente en que nos movemos y, en buena parte, de las opciones que escogemos y que determinan nuestra manera de vivir.
La doctora Karen Ritchie, una epidemióloga de Montpellier, estudió el estado mental de una mujer de 118 años de edad. Su capacidad de memoria era comparable a la de una persona normal de 80 años. Aunque tenía una predisposición genética a la longevidad, es probable que su calidad de vida incidiera sobre la juventud de su cerebro. Tenía una formación académica, se mantuvo activa física y mentalmente y comió la dieta mediterránea típica de la Provenza francesa: aceite de oliva, verduras frescas y pescado.
Con frecuencia se me pregunta a qué edad es demasiado tarde para cambiar los hábitos perjudiciales, comenzar a cuidar el cuerpo y, por tanto a proteger el cerebro. Lo repetiré con absoluta claridad: nunca es demasiado tarde. Tan pronto comiences a cambiar y mejorar tu vida, repararás los daños de etapas anteriores.
El ejercicio físico y el buen estado del cerebro
La gimnasia también potencia nuestro estado mental, pues aumenta la circulación de endorfinas. Las endorfinas son hormonas que el cerebro libera después de los ejercicios y que tienen un efecto favorable inmediato sobre el estado de ánimo y la memoria.
Cualquier programa de ejercicios debería incluir una serie de ejercicios de elongamiento y tono muscular, junto con un buen componente aeróbico. La clave está en armonizar el ejercicio con tu estilo de vida y lograr que forme parte de tu rutina diaria. Aún si al principio sólo cuentas con 10 0 15 minutos, utilízalos lo mejor que puedas y si es posible, todos los días.
Protege tu cabeza
La evidencia científica aconseja algo obvio: para proteger tu cerebro del deterioro cognitivo evita la lesión en la cabeza.
El doctor Richard Mayeux y sus colaboradores de la universidad de Columbia encontraron que las personas que sufren desmayos de una hora o más después de un golpe en la cabeza tienen el doble de riesgo de desarrollar Alzheimer más adelante.
Alcohol: ¿Cuánto es demasiado?
Desde el punto de vista de la salud cerebral, el abuso prolongado del alcohol daña las células y provoca serias pérdidas de memoria. Aun así, los estudios demuestran, sorprendentemente, que beber alcohol con moderación puede ser bueno para la salud del cerebro.
Los efectos de las drogas blandas en la memoria
La marihuana ha sido la droga ilícita más utilizada en muchas de nuestras sociedades desarrolladas. Su consumo continuado puede causar deterioro de la memoria, de la capacidad de atención y de la habilidad para procesar la información. Algunas personas intoxicadas con marihuana han tenido serias dificultades para recordar acontecimientos recientes y para registrar nueva información. Los estudios realizados sobre consumidores crónicos de marihuana en cantidades importantes muestran problemas de memoria visual y verbal así como de capacidad de atención. A pesar de los dañinos efectos potenciales de la marihuana, los causados en la memoria disminuyen una vez se deja de consumirla.
Haz vida social y pásatelo bien.
Cuanto mayor sea nuestra inversión personal en una actividad que tenga sentido para nosotros, más se beneficiará nuestra salud.
Nuestros cerebros funcionarán mejor a largo plazo si mantenemos estrechas amistades, si pasamos tiempo con las personas que queremos, respetamos y estimamos. La investigación vincula las relaciones sociales con la gran longevidad.
Somos individuos genéticamente programados para interactuar con los otros. Hablar, tocarse y relacionarse con los demás son elementos claves a la hora de mantener el bienestar de nuestras vidas. Dentro del grupo social nos protegemos unos a otros y compartimos nuestras dichas y preocupaciones.
La memoria y las relaciones sexuales
La evidencia señala que una vida sexual satisfactoria es otra forma de mantener nuestros cerebros sanos. Las personas que llevan una vida sexual sana y activa también tienden a disfrutar de una vida activa física y mentalmente, rasgos asociados a un buen envejecimiento del cerebro. Los beneficios mentales y fisiológicos propios de una vida sexual sana estimularán el funcionamiento del cerebro a medida que envejecemos.
Consulta la almohada
La falta de sueño aguda o crónica deteriora las capacidades mentales y puede provocar la aparición de elevados niveles de azúcar en la sangre, debido a la resistencia a la insulina, precursora de la diabetes tipo 2, así como a niveles elevados de cortisol. Ambos factores están directamente relacionados con la pérdida de memoria. Por fortuna, esta resistencia a la insulina y el deterioro de la memoria pueden modificarse.
Si quieres conservar la salud de tu cerebro, opta por una buena calidad de vida
Muchas personas son más sensatas, pero eso no es suficiente para mantener el cerebro joven. Evitar la nicotina y otros tóxicos, conservar la buena forma física, moderar el consumo de alcohol, establecer relaciones personales estrechas y sanas y dedicarse a profesiones y actividades que nos estimulen, son factores vitales para retardar el envejecimiento cerebral y mantener la salud.
Algunas consideraciones más:
  • Comienza un programa de ejercicios para mantener la forma aeróbica, la flexibilidad y una memoria en perfecto estado de funcionamiento.
  • Aprovecha los beneficios sociales y aeróbicos que reportan los paseos con tus amigos.
  • Escoge deportes y actividades físicas que supongan un riesgo mínimo de traumatismo en la cabeza.
  • Nunca bebas si conduces y utiliza siempre el cinturón de seguridad.
  • Usa casco cuando vayas en bicicleta o hagas deportes similares.
  • Si fumas, déjalo. Pide ayuda a tu médico.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación.
  • Participa en actividades significativas para ti. Pasa tiempo con tus amigos y tu familia.
  • Duerme bien.
  • Evita la exposición a pesticidas, solventes orgánicos, mohos y otros posibles tóxicos.

"El letrero que colgó en la cerviz de la vaca era una muestra ejemplar de la forma en que los habitantes de macondo estaban dispuestos a luchar contra el olvido:
Esta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que hervirla para mezclar con el café y hacer café con leche."
"Cien años de soledad Gabriel García Márquez (1967)"

Deseo felicitaros estas Fiestas a todos los que podáis compartir con vuestra familia, a los que hemos perdido algún ser querido y estos días nos hacen sentir un poco tristes y tambien a aquellas personas que están solas, que no tienen a nadie con quien compartir. A todos, quiero haceros llegar una gran sonrisa y un fuerte abrazo.
"FELIZ SALIDA DEL 2016 Y UNA BONITA ENTRADA AL 2017 DONDE SE CUMPLAN TODOS NUESTROS SUEÑOS"
 
BIBLIOGRAFIA:
DR. GARY SMALL: La biblia de la memoria, "estrategias innovadoras para rejuvenecer el cerebro." (2003). ED. Urano

Ejercicios de memoria para adultos y mayores:
http://www.demenciayalzheimer.com/ejercicios-cognitivos-para-descargar/
http://tallerescognitiva.com/mwg-internal/de5fs23hu73ds/progress?id=W-x8Ctp522ztxhcJLHYGRNTsYyQQBn5VMQnE2czEyGg,
https://portaldeeducacion.com/ejercicios-memoria-adultos-mayores-gratis-pdf/
http://www.discapnet.es/mwg-internal/de5fs23hu73ds/progress?id=1FEGM51pQTsnaIUlHIOm2Ou2JjUNJ5vhn2rlmKuK_Mg,
https://neuropsicoymas.wordpress.com/2013/10/12/ejercicios-de-estimulacion-cognitiva-para-mayores/
http://www.plusesmas.com/ocio/ejercicios-de-memoria/juegos-y-ejercicios-de-memoria/




lunes, 14 de noviembre de 2016

KAIZEN, en la mejora de la Calidad de Vida DEL MAYOR



"Añoro cumplir una tarea grande y noble, pero mi principal obligación es cumplir pequeñas tareas como si fueran grandes y nobles." HELEN KELLER

¿Cómo aplicar el kaizen a tu vida cotidiana?

Existen diferentes formas de aplicar esta filosofía, pero puedes comenzar planteándote algunas preguntas básicas:
  • ¿Qué resultados deseas alcanzar?
  • ¿Qué hábitos necesitas poner en práctica para alcanzar esos resultados?
  • ¿Cuál es el pequeño paso más grande que puedes dar para empezar a formar esos hábitos?
Esta estrategia alternativa para el cambio se llama Kaizen. El kaizen se resume en este familiar pero poderoso refrán:
"Un viaje de mil millas comienza con un primer paso."
La belleza y el desafío del kaizen es que requiere fe. No necesariamente fe religiosa, o un rígido e irreflexivo compromiso, peros sí la creencia en el poder de tu cuerpo y tu cerebro para llevarte a donde necesitas ir. Dando pasos pequeños, orientas tu brújula mental hacia una nueva dirección, permitiendo que tu mente haga el resto.
Trata de ver el kaizen como un proceso que nunca se acaba. No lo olvides en un cajón una vez que hayas alcanzado tu objetivo. El kaizen nos invita a ver la vida como una oportunidad de mejora continua, para buscar siempre estándares más elevados y ampliar las posibilidades.
Nos dice John Wooden, entrenador de baloncesto universitario:
"Cuando mejoras un poco cada día, al final ocurren grandes cosas. Cuando mejoras tu forma física un poco cada día, al final se produce una gran mejora en tu forma física. No mañana, ni al día siguiente, pero al final has hecho un notable progreso. No hay que buscar mejoras rápidas y espectaculares, sino mejoras pequeñas, día a día. Esa es la única forma en que ocurren, y cuando lo hacen, permanecen."
Considera que el kaizen significa ir a tu propio ritmo, esforzarte cada día un poco más, llegar cada día un poco más lejos, pero sin presionarte demasiado.
Únicamente recuerda: aunque los pasos puedan ser pequeños, aquello que queremos lograr no lo es. Comprometer tu vida en respetar y mantener tu salud física; con la pasión, el riesgo y la excelencia de una carrera profesional exigente; con la búsqueda de una relación satisfactoria con otro ser humano; o la continua revisión cada vez mayor de tus estándares personales, es empeñarse en objetivos poderosos, a menudo elusivos y, en ocasiones, temibles.
Pero, por ahora, todo lo que necesitas hacer es dar un pequeño paso.

Un ejemplo:
Vamos a hacer pequeñas acciones para acercarme a mis objetivos. ¿Y por qué pequeñas acciones? Porque es mas fácil para conseguirlo y así se evita el desánimo. Supongamos que eres desordenado y quieres cambiar. Tienes dos opciones, la primera quieres hacerlo rápido, lo tendrás complicado, seguro que abandonas perdiendo la confianza en ti mismo.
Si utilizas el método kaizen, irás paso a paso.
"Comenzarás con tu bolígrafo, al que nunca pones la capucha después de utilizarlo. Mañana te esforzarás por poner los lápices en su sitio. El día después, clasificarás algunas cuartillas. Luego ordenarás algunas fotocopias, luego algunas más, etc., en un trimestre tendrás tu sitio de trabajo en orden, y seguro que sin mucho esfuerzo."
¿Que quieres ser más productivo en tu trabajo? Entonces intenta ganar "algunos segundos" en tu horario. Sí, solamente algunos segundos, ¡No más! Mañana, intentarás ganar aun una docena de segundos y así poco a poco...paso a paso
A continuación, empieza poco a poco. Al igual con pequeñas cosas:
¿Quieres empezar el hábito de hacer ejercicio? Sólo haz una sola flexión de brazos tan pronto como salgas de la cama por la mañana. A la mañana siguiente, añadir otra. Y así sucesivamente. En dos meses, vas a hacer 60 flexiones en la mañana. En un año obtendrás ejercicios más intensos. ¿Queremos establecer una rutina en la mañana y por la noche? Comienza por la noche y concentrate en los 10 minutos inmediatamente antes de irte a la cama. Planea lo que vas a hacer durante esos 10 minutos -puede ser tan simple como cepillarse los dientes durante 2 minutos, uso de hilo dental en 1, y la lectura de 7 – y convertirlo en un hábito. Cada día, añadir 5 minutos más hasta que toda la noche se convierta en una rutina satisfactoria. A continuación, a trabajar en la mañana. ¿Quieres escribir un diario? En lugar de hacer una rutina de escribir una página cada día, justo empieza la escritura de un minuto. Eso es. Sólo se puede obtener una frase o dos, pero eso está bien. Al día siguiente, añadir un minuto. En un mes, estarás escribiendo en tu diario durante 30 minutos si eso es algo que quieres hacer. ¿Quieres empezar a leer más libros? Comienza con un verso. Añade otro verso cada día, hasta que estés leyendo un capítulo por día. ¿Quieres empezar a meditar? Comienza con un minuto de ejercicios de respiración. Eso es. ¿Quieres bajar de peso? Corta una bebida azucarada al día. O corta tu merienda habitual a media tarde. Se entiende la idea. Piensa en el paso más pequeño que puedas dar y que te moverán en forma ascendente hacia tu objetivo. A continuación, intenta que sea aún más pequeño.
Al abordar grandes metas, por lo general es aconsejable trabajar solamente en una meta a la vez, pero con el enfoque Kaizen, trabajando en varias cosas a la vez será enteramente factible.
Trata de hacer sólo un 1 por ciento algo  mejor que el día anterior. Empieza poco a poco y haz tus incrementos graduales. Evita la tentación a impacientarse y empieza a correr hacia adelante y da saltos más grandes. Tómalo con calma, lento, constante y consistente. Simplemente trata de hacer algo un poco mejor de lo que hiciste el día anterior.
Una vez que hayas alcanzado tu meta, inicia un plan de mantenimiento, y a mantenerlo durante el resto de tu vida. ¿Has perdido bastante peso? Sigue con el plan de dieta / ejercicio manejable en el que estás, por tiempo indefinido. ¿Has llegado al punto en que estás leyendo 30 minutos al día? Sigue así, y disfruta viendo cómo una biblioteca de libros leídos se acumula año tras año.
El mejoramiento de ti mismo no es un destino. Es un proceso. Es como el afeitado; a pesar de que lo hiciste esta mañana, todavía vas a tener que despertar y hacerlo de nuevo mañana. El proceso nunca termina.
Asigna a cada una de esas pequeñas cosas una pequeña acción que suponga una mejora. Que sea muy, muy fácil, tanto que no dudes que puedas fracasar. ¿Puedes correr 1 solo minuto? Corre 1 minuto. Está bien, ya se mejorará.
Hazlo. En cuanto puedas, a la primera oportunidad, en el primer momento libre, hazlo. Son cosas muy sencillas.

¿Cómo saber cuándo necesitas recurrir al kaizen?

Todos los cambios, incluso los positivos, dan miedo. Los intentos de lograr objetivos utilizando medios radicales o revolucionarios, a menudo fracasan porque aumentan el miedo. Pero los pequeños pasos del kaizen desarman la respuesta cerebral al miedo, estimulando el pensamiento racional y el juego creativo.
El kaizen es una excelente herramienta, sobre todo cuando sabemos exactamente hacia dónde deseamos encaminar nuestros pasos pero, aún así, la meta nos parece demasiado distante. Esta filosofía se puede aplicar cuando:
  • No te atreves a dar el primer paso porque te sientes desbordado/a por la inmensidad o complejidad de la tarea que te has propuesto.
  • Te has estancado en el camino porque no logras vislumbrar el próximo paso o este te atemoriza, de forma que comienzas a procrastinar.
  • Estás pensando en abandonar porque te parece que el trayecto que tienes por delante es demasiado largo o difícil.
Recuerda que tu mente siempre te empujará a la zona de confort, que es donde se siente más cómoda y segura. En esas circunstancias, el kaizen es extremadamente útil, ya que te permitirá continuar avanzando sin agobiarte. Te animo a que compruebes los beneficios que esta herramienta te puede ofrecer: elije ahora mismo un área  de mejora y planifica tu hoja de ruta con los pequeños y graduales cambios que puedes ir incorporando hasta alcanzar tu objetivo. Y no te olvides de disfrutar del proceso, mejorar y crecer siempre es un placer.
Técnicas del kaizen (del libro de Robert Maurer, "Un pequeño paso, puede cambiar tu vida"
Practicar las preguntas pequeñas
Tengo las esperanza de que desarrolles el hábito del kaizen de hacerte preguntas pequeñas (¡y positivas!). Cuando comiences a hacerlo, recuerda que estás programando a tu cerebro para la creatividad, de modo que escoge una pregunta y repítela durante el transcurso de varios días o semanas.
Algunas ideas de preguntas:
  • Si estás tratando de alcanzar un objetivo específico, pregúntate todos los días esto: ¿Cuál es el pequeño paso que puedo dar para lograr mi objetivo? El tono que sea amable contigo, el mismo que usarías con un amigo querido.
  • Si te sientes descontento pero no estás seguro de por qué, prueba a preguntarte esto: ¿si tuviera garantizado que no fracasaré, qué es lo que haría de manera diferente? La característica imaginativa de la pregunta asegura que el cerebro la responda con franqueza, y puede producir algunas respuestas sorprendentes, que aporten claridad a tus metas.
  • Esta pregunta es para todos los que tengan un conflicto grave con otra persona, ya sea jefe, un pariente o un vecino, y está tratando de superar ese problema. Pregúntate cada día: ¿Qué cosa positiva tiene esta persona? Posiblemente pronto te encuentres viendo las capacidades de esa persona con la misma claridad que veas sus debilidades.
  • Si tiendes a sentirte pesimista o negativo, prueba a hacerte esta pregunta: ¿qué pequeña cosa es especial en mí?(o en mi pareja, o en mi organización). Si sigues haciéndote esta pregunta durante un tiempo, programarás tu cerebro para buscar qué es lo bueno y lo correcto y actuar.
Realiza acciones pequeñas
Las acciones pequeñas son el corazón del kaizen. Al dar pasos tan pequeños que pueden parecer triviales y hasta irrisorios, navegarás tranquilamente sorteando los obstáculos que antes te habían vencido. Lentamente- pero ¡sin dolor!- cultivarás los deseos de éxito continuo y establecerás una nueva ruta permanente para el cambio.
Estas acciones conforman la mayoría de los programas de cambio del kaizen, por una razón obvia: no importa cuánto prepares o practiques preguntas pequeñas y pensamientos pequeños; eventualmente deberás pasar al terreno de la acción.
Dado que esto es kaizen, tus primeras acciones serán muy pequeñas, tan pequeñas que puedes llegar a encontrarlas raras y hasta ridículas. Eso está bien. Es conveniente tener sentido del humor cuando estás tratando de cambiar tu vida.


Objetivo
Acción kaizen
Dejar de excederte
Quita algo del carrito de la compra antes de dirigirte a la caja
Iniciar un programa de ejercicios
Ponte de pie-, sí, simplemente ponte- en la cinta de correr durante unos minutos por la mañana.
Controlar el estrés
Una vez al día, localiza qué parte de tu cuerpo está tensa, (¿tu cuello?, ¿la parte inferior de tu espalda? ¿Los hombros?...etc. Después respira hondo.
Dormir más
Vete a la cama un minuto antes por la noche, o quédate en la cama un minuto más por la mañana.
Aprender una lengua extranjera
Comprométete a memorizar una nueva palabra cada día. Si eso es demasiado duro, practica la repetición de la misma palabra una o dos veces al día durante una semana, añadiendo cada semana una nueva palabra.
Mantener limpia la casa
Elige una zona de la casa, programa cinco minutos en un cronometro y ordénala. Detente cuando el tiempo acabe.

Las acciones pequeñas llevan muy poco tiempo y son agradables incluso para aquellos de nosotros que no tienen acumulado un gran volumen de voluntad. Las acciones pequeñas engañan al cerebro que piensa: Ah, este cambio es tan pequeño que no es gran cosa. No hay motivo para ponerse nervioso. En esto no hay riesgo de fallar o de ser infeliz. Al sortear la respuesta al miedo, las acciones pequeñas le permiten al cerebro crear nuevos y permanentes hábitos, a un ritmo que puede ser sorprendentemente rápido.
Cómo llegar a una acción pequeña, ¿cuál va a ser tu primer paso?
Suponemos que va a ser la salud. Nos hacemos la pregunta:
¿Qué paso pequeño, insignificante, puedes dar que pueda mejorar la calidad de tu salud?
La mayoría de la gente comenzará diciendo algo en la línea de "perder peso", o "hacer ejercicio con más frecuencia.
Ante esa respuesta, sería, importante tener alguien que razonara conmigo, y seguro que me volvería a preguntar:
¿Qué paso pequeño, insignificante, puedes dar que pueda mejorar la calidad de tu salud?
Una nueva respuesta podría ser "comer menos"
Todavía se puede ver unos objetivos imprecisos, que seguro que podrían ser difíciles de alcanzar.
Y mi compañero me volvería a preguntar:
¿Qué paso pequeño, insignificante, puedes dar que pueda mejorar la calidad de tu salud?
Respondería: "evitar el chocolate."
Este paso es más concreto, pero sigue siendo demasiado grande.
Y lo volvería a intentar:
¿Qué paso pequeño, insignificante, puedes dar que pueda mejorar la calidad de tu salud?
"Comer menos chocolate." creo que me estoy acercando, y volvería a preguntar:
¿Qué paso pequeño, insignificante, puedes dar que pueda mejorar la calidad de tu salud?
¿Qué tal esto?: "Cómete el chocolate, pero quita el primer bocado".
Con esto tus ojos están viendo toda la barrita de chocolate, mientras tu cerebro está aprendiendo a quitar una parte, antes de que te la comas.
Conceder premios pequeños
"Los premios pequeños son el estimulo perfecto. No sólo no son caros y convenientes, sino que también estimulan la motivación interna requerida para el cambio duradero."
Desde la técnica kaizen:
  1. El premio debe ser adecuado al objetivo. No es lo mismo el chocolate como premio para una persona que lo pueda tomar, que para otra que se lo prohibiera el médico.
  2. El premio debe ser apropiado para la persona. Si estás tratando de animar a otra persona a alcanzar un objetivo, recuerda que lo que supone un premio para unos puede ser una molestia para otros.
  3. El premio debe ser gratuito o barato. La gente que dedica toda su vida a la familia, a menudo considera que diez minutos al día con un libro o un periódico es un regalo.
Si tiendes a ser el peor crítico de ti mismo, puedes intentar un honrado autoelogio como premio, para recompensarte. Otras buenas ideas incluyen tomar un baño, dar paseos cortos, escuchar tu pieza favorita de música, hacer una llamada telefónica a un amigo, que tu pareja te haga un masaje en los hombros o en los pies, o reservar unos minutos al día para beberte tu café matutino en la cama.

Y para finalizar el artículo comparto un trozo de un anuncio de United Technologies Corporation
La mayoría de nosotros nunca conseguiremos los grandes premios de la vida. El Pulitzer. El Nobel. El Oscar. Los Tonys. Los Emmys. Pero todos podemos ser elegidos para los pequeños placeres de la vida. Una palmada en la espalda. Un beso detrás de la oreja. Una lubina de dos kilos. Una luna llena. Un espacio libre en el aparcamiento. Un fuego crepitante. Una gran comida. Un crepúsculo glorioso. Una sopa caliente. Una cerveza fría. No te preocupes por ganar los grandes premios de la vida. Disfruta de tus pequeñas delicias. Hay muchísimas para todos nosotros".



BIBLIOGRAFIA:
MAURER Robert: Un pequeño paso puede cambiar tu vida, "METODO KAIZEN". (2015). ED. URANO